SERVICIOS HOSPITALARIOS

Reorganizar la red primaria, una prioridad en el sistema de salud

Reorganizar la red primaria, una prioridad en el sistema de salud
Reorganizar la red primaria, una prioridad en el sistema de salud

La reorganización de la red primaria de atención es una de las tareas prioritarias que deberán asumir durante este quinquenio las nuevas autoridades del sistema de salud público para optimizar los servicios que se brinda a la población.

En ello coincidieron autoridades sanitarias, dirigentes gremiales, miembros de la Comisión de Alto Nivel (CAN) en materia de salud y otros profesionales del sector.

Julio Osorio, representante de la Comisión Médica Negociadora Nacional en la CAN, opinó que por tercera o cuarta vez (después de la dictadura militar) es necesario instalar en el país el modelo de atención primaria; es decir, lograr que la población acuda a los centros de salud, minsa-capsi, policlínicas y policentros, antes de presentarse en los grandes hospitales.

Y es que, según explicó, actualmente la población se acerca a los cuartos de urgencia para atenderse enfermedades que pueden tratar las instalaciones sanitarias de las periferias de sus comunidades.

Para Osorio, quien tomó como referencia la experiencia de Costa Rica, este proceso de cambio podría demorar unos cinco años.

El viceministro de Salud, Luis Francisco Sucre, dijo que están conscientes de la importancia de organizar la red primaria de atención, para optimizar los servicios que se ofrecen y descongestionar los cuartos de urgencia de los hospitales, entre otras áreas de atención.

Sucre aseguró que ya están trabajando en este tema junto con las autoridades de la Caja de Seguro Social (CSS).

Sin embargo, de acuerdo con su criterio, además de organizar el sistema de atención primaria, es indispensable educar a la población para que utilice de forma óptima el sistema de salud pública y, como se dijo, acuda a los centros que corresponda según el grado de complejidad de la dolencia que presente.

Atención infantil

Por otra parte, los expertos consultados coincidieron en que, como parte de la optimización de los servicios de medicina infantil, se requiere el trabajo coordinado de los dos hospitales pediátricos que hay en la ciudad capital.

A juicio de Osorio, toda la atención infantil o adulta “altamente” compleja se debe trasladar a la ciudad de la Salud y, en el caso de los niños, dejar los actuales hospitales pediátricos para la atención de patologías con menor grado de complejidad (nivel II y III de atención).

El secretario técnico de la CAN, Luis Vega, aclaró, sin embargo, que tanto el Hospital del Niño José Renán Esquivel como el Hospital de Especialidades Pediátricas, deben ser ampliados, ya que se quedaron chicos frente a la demanda actual.

Inclusive, indicó que el Hospital de Especialidades Pediátricas nació chico, por lo que tuvieron que alquilar espacios adicionales para dar respuesta a la población infantil que, según afirmó, esta en franco crecimiento.

Agregó que una situación similar se vive en el Hospital José Renán Esquivel, con el agravante de que la construcción de su nuevo edificio ni siquiera ha comenzado.

Entretanto, el viceministro Sucre reconoció que el Hospital del Niño está a su máxima capacidad y que, por tanto, la edificación del nuevo edificio es, en efecto, necesaria para atender a toda la población no asegurada.

Igual criterio expresó el director saliente de la Caja de Seguro Social (CSS), Julio García Valarini, quien precisó, asimismo, que coordinaran con las autoridades del Ministerio de Salud (Minsa) para no duplicar servicios.

El director de Provisión de Salud del Minsa, Agustín Sánchez, consideró viable lo expuesto por García Valarini, dado que se proyecta que coexistan dos unidades hospitalarias: una de especialidades y otra de subespecialidades, precisamente para no duplicar funciones.

José Molina, cirujano del Hospital de Especialidades Pediátricas de la CSS, también opinó que los dos hospitales son necesarios para hacer frente a la demanda actual, que cubre las 600 camas de ambos centros hospitalarios.

A su parecer, un solo hospital no podría asumir la demanda de la población.

Edición Impresa