CASO BLUE APPLE

Federico Suárez, señalado de ser ‘socio capitalista’ en hidroeléctrica

Federico Suárez, señalado de ser ‘socio capitalista’ en hidroeléctrica
Federico Suárez, señalado de ser ‘socio capitalista’ en hidroeléctrica

El Ministerio Público formuló cargos por la presunta comisión de los delitos de corrupción, asociación ilícita y blanqueo de capitales al exministro de Obras Públicas Federico Pepe Suárez, entre otras cosas, por haber sido señalado como accionista de una empresa con una concesión hidroeléctrica en Chiriquí.

+info

Esquema corrupto de Blue Apple, al desnudo

Acusados y testigos lo señalan como socio capitalista, luego de haber gestionado –a través de terceros– la apertura de un plazo fijo que garantizaría un crédito de más de $2 millones para la compra de turbinas destinadas al proyecto hidroeléctrico El Síndigo.

Suárez y su abogada y contadora, Melina Cano, lo negaron, pero el dueño de la concesión hidroeléctrica, Teodoro Garrido, afirmó que lo aceptó como único accionista fuera de él.

Los fondos para la operación habrían sido sobornos pagados por contratistas del Estado confesos.

Intentó ser socio

Suárez lo negó todo. El exministro de Obras Públicas aseguró no tener nada que ver con un proyecto hidroeléctrico denominado El Síndigo, ubicado en la provincia de Chiriquí, con capacidad de generación de 10 megawatts, de acuerdo con documentos oficiales.

Parte de la historia de esta hidroeléctrica está contenida en el expediente del caso Blue Apple, narrada por varios testigos y acusados que, además, expusieron el modo en que empresas contratistas del Estado –confesas de pagar sobornos– dirigían el dinero a funcionarios panameños, quienes, a cambio, les facilitaban obras públicas.

El dinero de la coima era canalizado a la sociedad Blue Apple Services, a través de instrucciones que recibían los presuntos testaferros para redirigirlos a su destino final.

El extitular del Ministerio de Obras Públicas es señalado por acusados y testigos como socio de un proyecto hidroeléctrico ubicado en Chiriquí, para lo cual habría aportado millones de dólares.



La historia de la hidroeléctrica tiene varios protagonistas. Uno de ellos es Joaquín Rodríguez, exvicepresidente de Factor Global Inc., quien ha sido indagado por su presunta participación en una red de corrupción vinculado a este caso. Específicamente, el Ministerio Público lo acusa de asociación ilícita para delinquir y blanqueo de capitales.

Igualmente está acusado por este caso el exdirector nacional de Contratos del Ministerio de Obras Públicas, Jorge Ruíz –alias Churro–, un cercano colaborador del entonces titular del MOP, Federico Suárez. Ruíz está acusado de tres cargos, incluidos los mismos de Rodríguez y, además, corrupción de servidores públicos.

Las turbinas

El proyecto hidroeléctrico que menciona el expediente de Blue Apple entró en escena gracias a una “inversión” que realizaría el exministro Suárez, según declaró Teodoro Garrido, dueño de la sociedad Los Naranjos Overseas, S.A., que tiene la concesión hidroeléctrica denominada El Síndigo.

La participación de Suárez en este negocio sería manejada con suma discreción, a través de una tercera persona: la abogada Melina Cano, revelaron los acusados.

Cano había trabajado de cerca, en calidad de asistente personal, con del entonces ministro Suárez –entre 2010 y 2012–, como funcionaria del MOP. Tras separarse de la institución, Cano siguió trabajando para Suárez, pero de manera privada, como abogada y contadora, reveló.

Garrido declaró que Cano fue referida por Suárez “y que es cierto que le giró poderes a esta, relacionados al proyecto de la hidroeléctrica y que lo pactado con el señor Suárez consistía netamente en una inversión, que era un aporte de capital para hacer operativa la hidroeléctrica, y que el señor Suárez recibiría una contraprestación del dinero invertido y que todo contacto con el señor Federico Suárez se hacía mediante Melina Cano”.

Otra fuente corroboró la historia del “inversionista”. Fue el 26 de diciembre del año pasado. Gissell Garrido –hija de Teodoro Garrido– acudió al Ministerio Público en calidad de testigo para declarar que “en el año 2012 su papá no tenía accionistas para el proyecto hidroeléctrico El Síndigo, y fue el señor Federico Suárez quien mostró interés en el proyecto e invirtió aportando una carta de crédito bancario dirigido exclusivamente a la compañía Gugler Water Turbins, en Capital Bank”.

No fue todo. Indicó que estaban en comunicación con Melina Cano “sobre cómo la compañía Gugler Water Turbins requería que redactaran la carta [de crédito para la compra de las turbinas] y recordaba que la carta que aportó el señor Suárez en alguna parte mencionaba a la sociedad Blue Apple”.

Pero Cano negó toda participación en las actividades de Blue Apple. Afirmó que nunca estuvo relacionada con la compra de las turbinas, ya que fue contratada por Teodoro Garrido únicamente “para realizar la liquidación de unos generadores”.

Según su versión, fue referida por Suárez a Garrido. Dijo que los trámites de liquidación de los generadores comenzaron en noviembre de 2012, “cuando le concedieron los poderes y terminaron con la aprobación de la adenda de la concesión, que pudo ser en marzo de 2013”.

Cano también dijo que realizó el trámite de exoneración de impuestos de las turbinas ante la Autoridad de los Servicios Públicos en el momento que Garrido y su hija le informaron que estaban las facturas disponibles en Capital Bank. Su papel, aseguró, se limitó entonces a buscarlas y entregarlas a la persona de Aduanas que hizo el trámite de liquidación.

Suárez niega

El 28 de diciembre de 2018 Suárez alegó ante los fiscales que entre 2011 y 2012 él le recomendó a Garrido a su asistente Melina Cano para que esta le brindara sus servicios profesionales en el trámite del proyecto hidroeléctrico, y que también le comentó sobre la necesidad de conseguir financiamiento para el proyecto.

Suárez añadió que puso a Garrido en contacto con Demetrio Serracín, quien manejaba la relación bancaria entre Grupo Suárez y Global Bank. Afirmó que le fue negado el préstamo a Los Naranjos Overseas, y fue durante este proceso que le ofreció al señor Garrido invertir en el proyecto, pero, al enterarse de que le negaron el crédito, la oferta fue rechazada, por lo que reiteró que nunca ha tenido ninguna relación con Capital Bank.

El crédito

No obstante, la historia del exministro tiene algunos matices no mencionados por él. Por ejemplo, a Capital Bank llegaron fondos del exterior –incluidos los $2.3 millones– para constituir un plazo fijo a nombre de Blue Apple Services, Inc.

Dicho plazo fijo serviría para garantizar una carta de crédito a favor del proyecto hidróeléctrico El Síndigo, según consta en los papeles del banco.

Ello fue corroborado por Joaquín Rodríguez –el del Global Bank que habría formado parte de la red corruptiva de Blue Apple–, quien dijo que Jorge Churro Ruíz –que había trabajado para Suárez en el MOP– le comentó en una ocasión que “era necesaria la compra de unas turbinas para una hidroeléctrica denominada El Síndigo”.

Rodríguez añadió que Churro Ruíz le comentó que “en esta hidroeléctrica era socio el señor Garrido y presumiblemente Federico Suárez, y que para comprar estas turbinas era necesaria la apertura de una carta de crédito y como en ese momento ninguna empresa contaba con fondos, ya que habían sido enviados al exterior, se recibió una transferencia internacional de 3 o 4 millones de un banco suizo”.

Esos fondos –añadió Rodríguez, citando a Ruíz– “cayeron en la cuenta de Blue Apple, con lo que se abrió un depósito a plazo fijo, el cual sirvió de garantía con la que se abrió la carta de crédito internacional, para la adquisición de las turbinas”.

Churro Ruíz, en efecto, tenía razón. Una carta de Federico Barrios, representante legal de Blue Apple Services., dirigida a Capital Bank, corrobora la transferencia de $4 millones que mencionó Churro Ruíz a Rodríguez.

En esa carta, Barrios dio las siguientes instrucciones sobre el destino de esa transferencia: “$2.3 millones para la apertura de una cuenta a plazo fijo, a fin de garantizar la carta de crédito solicitada para el proyecto hidroeléctrico El Sindigo… y $1.7 millones que corresponden a fondos para cubrir pagos a contratistas y materiales designados al proyecto hidroeléctico El Síndigo...”.

Según documentos del banco, la forma de pago del crédito sería, precisamente, con “la aplicación y cancelación del plazo fijo que va a garantizar la operación”.

Los fondos

¿Cómo sabía Churro Ruíz –un funcionario de tercera categoría del MOP– de la existencia de fondos destinados a la compra de turbinas para una hidroeléctrica?

Pues resulta que en las investigaciones del Ministerio Público se corroboró el depósito de $4 millones a la cuentas de Blue Apple Service en Capital Bank, tal como había dicho Federico Barrios. Estos fondos provenían de una cuenta bancaria en Suiza, perteneciente a la sociedad HB Engineering Corp.

Según el Ministerio Público, esta sociedad –HB Engineering Corp.– está “vinculada al señor Jorge [Churro] Ruíz, quien en sus descargos ha aceptado la utilización de la misma para la recepción de fondos [coimas] provenientes de los contratistas [del Estado panameño], mediante la estructura de Blue Apple Services y sus homólogas”.

Además de la carta que había enviado Barrios a Capital Bank sobre el uso que debía darse a los $4 millones que se recibieron de Suiza, este habló de dicha transferencia a los fiscales también.

Afirmó que la participación de la sociedad Blue Apple en el proyecto hidroeléctrico El Síndigo “fue la de recibir una transferencia internacional de HB Engineering, por la suma de $4 millones, a través de la cuenta de Blue Apple en Capital Bank, para luego abrir un plazo fijo de $2.3 millones, el cual serviría para garantizar una carta de crédito que se emitió en conjunto con la sociedad Los Naranjos Overseas”.

Teodoro Garrido, representante legal de la empresa propietaria de la concesión hidroeléctrica –Los Naranjos Overseas, S.A.– cuando hizo sus descargos, identificó al único inversor que había aceptado en su proyecto El Sindigo: “Federico Suárez, con el cual llegó al acuerdo de que éste último debía aportar la mitad del costo de las turbinas”, afirma el Ministerio Público. La otra mitad del costo del equipo lo aportaría el propio Garrido, a través de otra carta de crédito destinada a la compra de las turbinas para el proyecto.

Garrido añadió que Suárez “le propuso ser inversionista en el proyecto, luego que éste último participara en reunión con el representante de la empresa de las turbinas… No obstante, aclaró que los temas directos de la inversión o el avance la misma no se daban directamente con el señor Pepe Suárez, si no que se canalizaba a través de la señora Melina Cano”, la hoy abogada y contadora del exministro.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL