JUICIO

Testigo revela secretos del cartel de Sinaloa

Testigo revela secretos del cartel de Sinaloa
Testigo revela secretos del cartel de Sinaloa

Un miembro confeso del narcotráfico mexicano declaró ante una corte en Estados Unidos ayer haber conocido a Joaquín Chapo Guzmán cuando lo ayudó a evadir su captura.

Al rendir testimonio durante el juicio de Guzmán, Jesús Rey Zambada identificó al Chapo en la corte y le dijo al jurado que él era uno de los narcotraficantes más poderosos en México y detalló cómo el cartel tuvo enormes ganancias al traficar tonelada tras tonelada de cocaína a Estados Unidos. Zambada -un contador de 57 años arrestado en 2008 que está detenido en Estados Unidos- fue el primero de varios testigos dispuestos a ofrecer al jurado una visión interna de un grupo del narcotráfico conocido por su ambición por las drogas, el dinero y la violencia.

En uniforme azul de presidiario y con gafas polarizadas, Zambada narró cuando fuerzas especiales del Ejército intentaban encontrar a Guzmán cuando escapó de la prisión en 2001 en México, recibiendo la tarea de intentar encontrar un lugar en donde aterrizar un helicóptero para que huyera el capo.

Zambada dijo que durante gran parte de 2000 su hermano, Ismael Mayo Zambada, y Guzmán eran considerados los principales líderes del cartel de Sinaloa cuando importaba grandes envíos de cocaína colombiana por tierra, mar y aire a México antes de utilizar varios medios para llevarla al mercado estadounidense.

Un popular método de tráfico incluía esconder la droga en contenedores ocultos al interior de camiones cisterna llenos de combustible, dijo. Al dirigirse la cocaína hacia el norte, se disparaban las ganancias, dijo. Un kilo comprado en Colombia por 3 mil dólares, generaría 20 mil dólares en Los Ángeles, 25 mil en Chicago y 35 mil en la ciudad de Nueva York, agregó.

Zambada testificó que dirigía una bodega del cartel en Ciudad de México que procesaba entre 80 toneladas y 100 toneladas de cocaína al año, un volumen que les dio miles de millones en ganancias. A través de sobornos, dijo, controlaba el aeropuerto en la Ciudad de México y a la autoridad.

El testimonio, que continuará hoy, jueves, fue durante el segundo día del juicio en un tribunal federal en Brooklyn, en donde Guzmán se declaró inocente de los cargos de narcotráfico tras ser extraditado a Estados Unidos el año pasado. La defensa asegura que los testigos que cooperan -como Zambada- son mentirosos que buscan reducir sus propias sentencias. “Están aquí porque quieren salir de la cárcel como sea”, dijo Jeffrey Lichtman, miembro del equipo de abogados de Guzmán, en la continuación de su alegato inicial que comenzó el martes.

Edición Impresa