PROCESO

Tribunal ratifica exclusión de Rivera como querellante en caso de pinchazos

Tribunal ratifica exclusión de Rivera como querellante en caso de pinchazos
Tribunal ratifica exclusión de Rivera como querellante en caso de pinchazos

El abogado Rosendo Rivera no podrá actuar como querellante autónomo en el juicio oral que se sigue al expresidente Ricardo Martinelli por los pinchazos.

Así lo decidió el Primer Tribunal Superior al negar un amparo presentado por Rivera contra una decisión tomada por el tribunal de juicio el pasado 22 de marzo, para excluirlo como querellante autónomo.

El fallo, del 3 de mayo, concluyó que la decisión del tribunal no violó las garantías constitucionales de Rivera.

Los magistrados respaldaron al presidente del tribunal de juicio, Roberto Tejeira, que se fundamentó en el hecho de que Rivera no figuraba como querellante autónomo en el auto de apertura a juicio remitido a la justicia ordinaria por el magistrado Jerónimo Mejía, que fungió como juez de garantías del proceso cuando este estuvo radicado en la Corte Suprema de Justicia.

Tejeira sustentó su decisión en el artículo 349 del Código Procesal Penal, el cual indica que para que un querellante se convierta en acusador autónomo tiene que presentar una posición en la acusación al imputado distinta a la del Ministerio Publico (MP).

Rivera anunció que apelará el fallo del Primer Tribunal Superior de Justicia.

Entretanto, en la audiencia de ayer fue revisado un audio de hora y media contenido en un disco compacto tipo DVD cuyo contenido fue obtenido de un disco duro de una computadora del Consejo de Seguridad Nacional (CSN).

El fiscal Aurelio Vásquez –que lidera el equipo del MP en el juicio– explicó que este audio fue interceptado a través del sistema Pegasus, comprado por el gobierno pasado para las escuchas.

El audio fue reconocido por el jefe de Informática del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, Luis Rivera Calle, como parte del material confidencial interceptado a las víctimas y que fue recuperado por la fiscalía en las inspecciones efectuadas a la sede del CSN en 2014.

Edición Impresa