POTENCIAS

Trump evita molestar a China antes de reunión

Trump evita molestar a China antes de reunión
Trump evita molestar a China antes de reunión

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, tenía previsto pronunciar un discurso criticando el historial de derechos humanos de China el 4 de junio, aniversario de la masacre de la Plaza de Tiananmen, hasta que Donald Trump intervino.

+info

Donald Trump defiende estrategia de aranceles con China

El presidente retrasó el discurso para evitar molestar a Pekín antes de un posible encuentro con el presidente chino, Xi Jinping, durante la reunión del Grupo de los 20 (G20) en Japón a fines de este mes, según varias personas familiarizadas con el tema.

Un discurso de un alto funcionario estadounidense en el aniversario número 30 del día en que las tropas chinas dispararon contra los manifestantes estudiantiles en la Plaza de Tiananmen habría sido considerado como una provocación en Pekín, donde los censores del Gobierno se han esforzado por borrar la memoria nacional del evento.

Pero, ayer, el secretario de Estado, Mike Pompeo, dijo que Trump tiene la intención de hablar sobre las manifestaciones en Hong Kong con Xi Jinping durante la cumbre del G20.

“Se frustran las esperanzas de que China...dirija una sociedad más abierta y valore los derechos humanos”.


Mike Pompeo, secretario de Estado de EU.

“El presidente es siempre un fuerte defensor de los derechos humanos”, señaló a Fox News el jefe de la diplomacia estadounidense sobre las masivas manifestaciones en la excolonia británica en contra de un proyecto de ley de extradición a China.

“Estoy seguro de que será parte de los temas que abordarán”, agregó, en referencia al pretendido encuentro previsto entre Trump y Xi en Osaka al margen del G20.

Dudas

Trump también había aplazado las sanciones estadounidenses a las compañías de vigilancia chinas que Pence planeaba presentar en sus comentarios.

El discurso fue reprogramado tentativamente para el 24 de junio, pocos días antes de las reuniones en Osaka.

Pero ahora que Pekín da señales de que Xi podría no aceptar una reunión, hay un debate dentro de la administración sobre cuándo Pence debería pronunciar el discurso y cuán duro debería ser con los chinos.

Cuerda floja

El episodio ilustra la cuerda floja que Trump intenta caminar con China y Xi. Ha descrito al país como la mayor amenaza para la hegemonía militar y económica de Estados Unidos, emprendiendo una guerra comercial para luchar por concesiones de Pekín después de décadas de lo que los legisladores estadounidenses de ambos partidos llaman prácticas comerciales desleales, engañosas e ilegales.

Pero también ha alabado repetidamente lo que dice que es una relación personal cercana con Xi, y está muy consciente de los posibles costos económicos y políticos –de cara a su reelección en 2020– si no puede llegar a un acuerdo con el líder chino.

Trump dijo el viernes que “no importa” si se reúne con Xi en el G20.

“Si se presenta, bien”, manifestó Trump a Fox News. “Si no lo hace, mientras tanto, recibiremos miles de millones de dólares al mes... Eventualmente, van a hacer un trato, porque van a tener que hacerlo. Están pagando cientos de miles de millones de dólares”.

Un portavoz de Wilson Center de Washington, Ryan McKenna, dijo que Pence tiene previsto pronunciar un discurso allí el 24 de junio.

Edición Impresa