Último día de función del festival

Último día de función del festival
CORTESÍA

El director mexicano Celso García comparte detalles de su película ‘La delgada línea amarilla’, cinta encargada de cerrar hoy el Festival Internacional de Cine de Panamá 2016.

Durante la clausura de la quinta edición de la fiesta del cine se darán a conocer las películas ganadoras de los diferentes premios, entre ellos el galardón del público.

Todo lo relacionado con la película La delgada línea amarilla comenzó con un viaje por carretera entre las ciudades de Guadalajara y San Luis Potosí. La geografía de aquella parte de México, recuerda Celso García, es semidesértica y las carreteras son interminables, rectas y angostas.

Mientras el director transitaba por esos caminos, se topó“con una cuadrilla de hombres pintando la línea amarilla de la carretera, empujando un pequeño carrito como podadora. Bajé la velocidad del auto y en ese momento una copiosa lluvia se desató. Los hombres corrieron a cubrirse con unos plásticos amarillos y eso fue todo: La imagen me flechó”.

De inmediato supo que allí había una historia por contar y compartir: “¿Quiénes eran estos hombres? ¿Cuáles eran sus historias? ¿De qué hablan?” A partir de ese día comenzó a escribir el guión de esta producción, que hoy cierra el quinto Festival Internacional de Cine de Panamá, a las 8:00 p.m., en el Teatro Balboa.

Este drama, que obtuvo premios en los festivales de cine de Gijón, Montreal y Mannheim-Heidelberg, es el debut de Celso García en un largometraje.

Este drama ofrece temas universales al público. “Habla de la hermandad, la fraternidad, las amistades que se forjan en nuestros entornos de trabajo y en nuestros caminos de vida. Esta película es un pequeño homenaje a la clase trabajadora de todo el mundo. Las problemáticas que viven mis personajes no serán ajenas a mis hermanos panameños”.

Redactó su argumento pensando en Damián Alcázar, Joaquín Cosío, Gustavo Sánchez Parra y Silverio Palacios, que son “de los mejores actores que tenemos en México y poder contar con su talento en mi ópera prima es un honor. Una vez que tenía listo el guión se los hice llegar mediante sus agentes y para mi sorpresa todos dijeron que sí”.

También, una parte importante del reparto es Américo Hollander, “un joven actor que tiene dos películas en su carrera, pero que está demostrando tener todo el talento y solidez para convertirse en uno de los mejores de México”.

A sus seres de ficción les fue construyendo su pasado, su presente y su futuro, “incluyendo detalles y anécdotas aparentemente innecesarias, pero que me ayudaban a construir un mapa de cada uno de ellos. Sabía cómo debían reaccionar o sentir ante determinada situación. Estas biografías las compartí con los actores, quienes impregnaron de vida a sus personajes. Ellos aportaron muchísimo al proceso de creación. Es ahí cuando agradeces tener a grandes actores como aliados en tu proyecto”.

Edición Impresa