ARMAMENTISMO

Estados Unidos quiere desplegar rápidamente nuevos misiles en Asia

Estados Unidos quiere desplegar rápidamente nuevos misiles en Asia
Estados Unidos quiere desplegar rápidamente nuevos misiles en Asia

El nuevo secretario de Defensa estadounidense, Mark Esper, anunció ayer sábado que Estados Unidos quiere desplegar rápidamente nuevos misiles en Asia, una medida destinada a frenar el aumento del peso de China en la región.

El jefe del Pentágono declaró que Estados Unidos ahora era libre de competir con su arsenal militar en la región, después de que el viernes rompiera con Rusia el tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF).

Esper declaró que había incluido a Asia como objetivo de su primer viaje desde su toma de posesión el 23 de julio, para “reafirmar nuestro compromiso hacia la región, tranquilizar a nuestros aliados y a nuestros socios”.

“En este momento, no prevemos fabricar armas de tipo INF con ojiva nuclear. Son los rusos los que desarrollaron armas que violaban el tratado”.


Mark Esper, nuevo secretario de Defensa

“Nos gustaría desplegar la capacidad lo antes posible”, precisó Esper en el avión que lo llevaba a Sídney, primera etapa de una gira de una semana que lo llevará también a Nueva Zelanda, Japón, Mongolia y Corea del Sur.

“Preferiría meses”, precisó a los periodistas que lo acompañan en este primer periplo. “Pero estas cosas tienden a tomar más tiempo de lo previsto”. No detalló, sin embargo, dónde querría ubicar este armamento. “No querría especular, porque [...] son el tipo de cosas que discutimos siempre con los aliados”, señaló.

Desarme nuclear

Estados Unidos y Rusia rompieron el viernes el tratado de desarme nuclear INF, acusándose mutuamente de no cumplir con el pacto.

Acuerdo emblemático firmado al final de la guerra fría, el INF limitó el uso de misiles con un alcance de entre 500 y 5 mil 500 kilómetros. Washington ahora es libre de competir con China, cuyo arsenal está ampliamente formado por armas de tipo prohibido por el tratado INF, del que Pekín nunca fue signatario.

El aumento del peso de China en la región, donde el Ejército chino se apoderó de islas disputadas en el mar de China meridional, preocupa a los aliados tradicionales de Estados Unidos en la zona, como Australia y Nueva Zelanda.

También condujo a otros países como Indonesia, Vietnam o Filipinas a pedir protección a Estados Unidos ante Pekín.

Esper señaló que los proyectos estadounidenses no deberían ser una sorpresa para China. “Esto no debería ser una sorpresa, porque hace tiempo que lo estamos discutiendo”, dijo. “Me gustaría subrayar que el 80% de su arsenal está compuesto por armas de tipo INF. Por lo que no debería sorprender que queramos capacidades similares”, agregó.

Edición Impresa