PLANILLAS

Diputada Marylín Vallarino dice que no ve ‘nada pecaminoso’

Diputada Marylín Vallarino dice que no ve ‘nada pecaminoso’
Diputada Marylín Vallarino dice que no ve ‘nada pecaminoso’

Un día después de que el contralor Federico Humbert la denunciara por supuestas irregularidades en contratos de la Asamblea Nacional, la diputada Marylín Vallarino aseguró que no ve “nada pecaminoso” en las contrataciones.

+info

Contralor denuncia en la CSJ a diputados Marylín Vallarino y Felipe Vargas

Las palabras de la diputada de Cambio Democrático (CD) se dieron en un organismo de su propiedad: la Fundación para el Desarrollo Integral de la Mujer y la Familia (Fundader) en Arraiján, Panamá Oeste, donde se instaló ayer la Comisión de la Mujer, la Niñez, la Juventud y la Familia, que ella preside.

En el acto participó el diputado Héctor Aparicio, de CD, quien también está en el ojo de la tormenta por contratar a cuidadores de caballos como consultores; y su colega Iván Picota, del Partido Revolucionario Democrático.

Además, estaban figuras de distintas entidades del gobierno que tienen que ver con asuntos sociales y de niñez.

Micrófono en mano, Vallarino admitió que en Fundader no solo se invierten recursos del Estado, sino recursos “propios”.

“Mantener y administrar estas instalaciones es muy costoso. Si ustedes ven, cada salón tiene aire acondicionado, computadoras. Tenemos que nombrar servicios profesionales. La famosa partida 172, con esa partida nosotros podemos nombrar a un personal que no marca reloj ni tiene funciones”, sustentó.

Siguió defendiéndose: “Si yo tengo a un funcionario de mi confianza en mi empresa que me maneja las computadoras, ¿por qué no contratarlo para que venga a ver las computadoras aquí en Fundader? Ese es un personal que nosotros contratamos por servicios profesionales, nadie los ve, él viene los sábados y los domingos [...]. Yo no le veo nada pecaminoso, si lo que está haciendo [es] un trabajo que llaman un camarón (....)”, añadió.

De acuerdo con la denuncia que interpuso Humbert en la Corte Suprema de Justicia, tribunal que investiga a los diputados, unos ocho empleados de una empresa en la que Vallarino es representante legal también tenían, de forma simultánea, contratos de la  Asamblea Nacional, por un valor superior a los 80 mil dólares. El contralor también denunció a Felipe Vargas, del PRD, pero este diputado hasta ayer no había dado la cara.

No obstante, a juzgar por lo que dijo ayer la diputada, ella tiene paz, porque “el que nada debe, nada teme”.

“Créanme, yo tengo hoy una paz... una tranquilidad en mi alma. Todo el mundo me llama... tranquilos, el que nada debe, nada teme”, argumentó.

Por otro lado, otra de las comisiones que se instaló ayer fue la Comisión de Gobierno, que preside el perredista Rubén De León. El acto estaba programado para las 10:00 a.m., pero a esa hora solo llegaron De León y su copartidario Quibián Panay. Más adelante se les unieron Jorge Rosas, del panameñismo; y Vidal Gacrcía, de CD.

A las 5:15 p.m. lograron reunir el quorum para formalizar dicha instancia, pero con suplentes.

También se instaló ayer la Comisión de Asuntos Agropecuarios.

Edición Impresa