ESTUDIO

Ciencia confirma eficacia de distancia física, mascarilla y gafas

Ciencia confirma eficacia de distancia física, mascarilla y gafas
Las autoridades sanitarias constantemente reiteran a la población que es importante mantener la distancia física y utilizar mascarillas al salir de su vivienda, con la finalidad de evitar el contagio d e la enfermedad. Román Dibulet

El distanciamiento físico a más de un metro, el uso de mascarillas y gafas son los mejores escudos que tienen las personas para reducir la posibilidad de infectarse del virus SARS-CoV-2, transmisor de la enfermedad Covid-19.

Así lo concluyó un estudio publicado por científicos de la Universidad McMaster en Canadá en la revista The Lancet el pasado 1 de junio.

La publicación científica arrojó que el riesgo de infección es de 12.8% en un distanciamiento de un metro, y se reduce a 2.6% a más de un de metro de distancia.

Sobre las mascarillas, los científicos plantean que sin esta protección el riesgo de transmisión del virus es del 17.4% y con ella se reduce al 3.1%.

Asimismo, se demuestra la reducción de la infección con el uso de protectores oculares, como las gafas.

Adjuntos

Estudio publicado en la revista The Lancet.pdf

Rodrigo DeAntonio, epidemiólogo y quien es parte del equipo del Comité Asesor por Coronavirus del Ministerio de Salud, explicó que este estudio consolida la evidencia de varios análisis observacionales que respaldan los lineamientos de que la distancia física de al menos 1 metro o más reduce la transmisión del nuevo coronavirus, y que entre mayor distancia hay es mejor.

Recomendó a la población asegurarse de cumplir con las medidas de distanciamiento físico, uso de tapabocas y lavado de manos.

En el estudio publicado por The Lancet los científicos subrayan que las autoridades sanitarias deberían tener en cuenta estas conclusiones a la hora de elaborar políticas de protección frente al virus.

La fórmula científica para evitar el contagio del virus

El distanciamiento físico y el uso de implementos de protección como mascarillas y gafas para evitar el contagio de la enfermedad Covid-19 son recomendaciones recurrentes de las autoridades del Ministerio de Salud (Minsa) a la población para enfrentar la pandemia.

La importancia del distanciamiento físico y el uso de mascarillas y gafas fue confirmado por un estudio elaborado por la Universidad McMaster en Canadá y publicado el pasado 1 de junio en la revista científica The Lancet.

Los expertos analizaron 172 estudios observacionales de 16 países que evaluaban medidas de distancia, mascarillas y protección ocular para prevenir la transmisión de pacientes con infección confirmada o probable por Covid-19, SARS o MERS a personas cercanas a ellos (por ejemplo, cuidadores, familiares, trabajadores de la salud).

Ciencia confirma eficacia de distancia física, mascarilla y gafas


Posteriormente, en el trabajo publicado se incluyeron 44 metanálisis comparativos con 25,697 pacientes afectados por Covid-19 o sus familiares ; y los coronavirus SARS- CoV-2 y MERS.

El análisis completo de la evidencia llevó a los científicos canadienses a concluir que mantener una distancia de al menos un metro de separación con respecto a otras personas reduce significativamente el riesgo de contagio, pero se reduce mucho más a dos metros de distancia.

Hallazgo

La investigación arrojó que el riesgo de infección es de 12.8% en un distanciamiento de un metro, y se reduce a 2.6% a más de un de metro de distancia.

Los científicos también analizaron los datos disponibles sobre la utilidad de la protección ocular, permitiéndoles establecer que el uso de pantallas o gafas puede ser una herramienta útil frente al virus (el riesgo de infección pasa del 16% al 5.5%). Además, como en el caso de las mascarillas, los investigadores reconocen que, en este campo, la evidencia que hay hasta el momento es baja, por lo que se deben realizar nuevas investigaciones al respecto.

Sobre las mascarillas, el documento indica que sin esta protección el riesgo de transmisión del virus es del 17.4% y con ella se reduce al 3.1%.

De hecho, los datos del estudio indican que las mascarillas FFP2 o KN95 son más eficaces que las quirúrgicas o las reutilizables. Sin embargo, dada la falta de disponibilidad en muchos contextos de las mascarillas de máxima eficacia de filtrado, como las FFP2 o KN95, su uso debería priorizarse en personal de salud.

Rodrigo DeAntonio, epidemiólogo y quien es parte del equipo del Comité Asesor por el Coronavirus del Minsa, explicó que este estudio consolida la evidencia de varios análisis observacionales, la cual respalda los lineamientos de que el distanciamiento físico de al menos 1 metro o más reduce la transmisión del nuevo coronavirus, y que entre mayor distancia es mejor.

Añadió que de igual forma la evidencia disponible sugiere que el uso adecuado de las mascarillas y la protección ocular en entornos públicos y de atención médica reduciría el riesgo de la transmisión del virus.

En ese sentido, personal Minsa ha estado en varios puntos de la ciudad capital en las últimas semanas, verificando el uso correcto de las mascarillas y creando conciencia sobre el distanciamiento físico y el lavado de manos.

En la investigación publicada en The Lancet, los científicos subrayan que las autoridades sanitarias deberían tener en cuenta estas conclusiones a la hora de elaborar políticas de protección frente al virus.

Recomendaciones

Ante estos resultados, la principal sugerencia de los asesores y autoridades del Minsa es que la población se asegure del cumplimiento de las medidas de distanciamiento físico, uso de tapabocas y el lavado de manos.

No obstante, la semana pasada quedó en evidencia que en Panamá un porcentaje de la población está incumpliendo, por ejemplo, con la medida de distanciamiento. El 1 de junio, cuando se levantó la medida de cuarentena, se observaban aglomeraciones para ingresar a los supermercados o abordar un autobús e, incluso, en áreas de recreación.

Néstor Sosa, infectólogo y exdirector del Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud, sostuvo que uno de los factores que influye en que los casos de la Covid-19 aumenten en el país es que las personas no están guardando el distanciamiento físico o no utilizan las mascarillas.

Detalló que es muy difícil hacer distanciamiento físico en una residencia con una recámara y donde viven 6 personas o más, y en donde la persona que trabaja está en la disyuntiva de comprar arroz, gel alcoholado o una mascarilla para protegerse.

La información epidemiológica disponible sugiere que la enfermedad Covid-19 golpea más a las personas de escasos recursos del país. En Panamá, hay un estimado de 777 mil panameños que viven en pobreza multidimensional.

Edición Impresa