CUARTO EJE TEMáTICO

Sin consenso en la forma de hacer cambios a la carta magna

Sin consenso en la forma de hacer cambios a la carta magna
Sin consenso en la forma de hacer cambios a la carta magna

En materia de institucionalidad y nuevo orden constitucional, los siete candidatos coinciden en hacer cambios en los tres poderes del Estado, pero no se ponen de acuerdo en la forma.

Ricardo Lombana defendió la necesidad de una constituyente y lanzó duras críticas a los poderes constituidos. Dijo, por ejemplo, que un cambio por medio de la Asamblea Nacional requiere que “se pacte con diputados que hoy deberían estar presos por robarse los dineros de los panameños”.

¿Cuál es la institución que más ha crecido?, preguntó de forma retórica, para luego responder que es la Asamblea Nacional, la cual tiene en su planilla 2 mil 700 promotores deportivos.

Marco Ameglio dijo que todas las instituciones están en crisis. Opinó que en Panamá “es impostergable una nueva Constitución”, aunque no avala una constituyente por el temor a que se cambien temas como el título del Canal de Panamá.

A su juicio, hay que quitarle poder al Ejecutivo. Mencionó que en países como Suiza y Uruguay son los ciudadanos los que toman ciertas decisiones en referéndum.

Sin consenso en la forma de hacer cambios a la carta magna
Sin consenso en la forma de hacer cambios a la carta magna

Saúl Méndez defendió la “constituyente originaria”, con la participación de todos los sectores sociales del país, en la cual se eliminaría, por ejemplo, el fuero electoral. Prometió que en ese cambio los diputados no tendrían “partidas corruptas” y le reducirían los salarios a los representantes de los tres órganos del Estado.

Ana Matilde Gómez también abogó por la necesidad de una constituyente –que convocaría en los primeros seis meses de su gobierno– para cambiar temas como la “perversa relación de diputados-magistrados”, evitar el endeudamiento irresponsable y que todos rindan cuentas.

Abogó por aplicar la carrera judicial, crear un consejo de la judicatura y un tribunal constitucional.

Rómulo Roux marcó distancia. En su opinión, sí se debe cambiar la Constitución para atender temas puntuales, como recortar el poder al Ejecutivo y reformar la escogencia de los magistrados, pero por medio de dos asambleas –la actual y la que se escoja el 5 de mayo– para evitar “traumas a la economía y a las personas”.

Laurentino Cortizo también optó por una vía más moderada. Su reforma, sin embargo, no incluiría la actual Asamblea. La nueva Asamblea haría los cambios, que serían sometidos a referéndum. En caso de que se pierda en la consulta popular, optaría por la constituyente.

José Isabel Blandón dijo que en julio iniciaría el proceso para la constituyente. Cuestionó a los que no quieren hacer los cambios, a quienes llamó “ninis”, porque, a su juicio, “no quieren ningún cambio y tienen miedo a consultar al pueblo”.

Conclusión. Hay dos grandes corrientes. Cambios integrales: Méndez, Lombana, Blandón y Gómez. Cambios puntuales: Roux, Ameglio y Cortizo.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL