SOBRECOSTO

Continúa pugna por el valor del hospital modular de Albrook

Continúa pugna por el valor del hospital modular de Albrook
Tras casi dos meses de su entrega, el hospital de Albrook permanece cerrado. Está aún en revisión. Elysée Fernández

SmartBrix Centroamérica dio al Cuerpo de Bomberos el valor de la construcción del hospital modular de Albrook, en tanto que el Ministerio de Obras Públicas (MOP) lo hizo, pero al Municipio de Panamá. La cifras de contratante y contratista coinciden: $3.7 millones por la construcción del hospital.

Esa cantidad –y no los $7 millones que cobrará SmatBrix– es lo que se tomó en cuenta para el cobro de la tasa municipal por el permiso de construcción.

Mientras, el jefe de Inspecciones Técnicas de los Bomberos, Eladio Rojas, afirmó que ellos no hacen avalúos y que el monto fue confirmado por la propia SmartBrix, cuando solicitó la inspección para el permiso de construcción.

Valor del hospital lo dio SmartBrix, afirma el CBP

Contrario a lo planteado por el Ministerio de Obras Públicas (MOP), que en un comunicado calificó de “error de interpretación” el valor de la construcción del hospital modular de Albrook –$3.7 millones– monto que aparece en formularios de dos entidades públicas, el Cuerpo de Bomberos de Panamá (CBP) reveló ayer que ese valor lo proporcionó la propia empresa SmartBrix Centroamérica para obtener los permisos de construcción y ocupación.

El jefe de Inspecciones Técnicas del Cuerpo de Bomberos, Eladio Rojas, afirmó que “ese fue el monto exclusivo [$3.7 millones] que nos proporcionó SmartBrix como empresa constructora” del hospital, y aclaró que esa entidad no calcula el valor de las obras.

“Nosotros no hacemos avalúos. El formulario único para que se entregue el certificado de construcción tiene un espacio para poner el valor de la obra y fue de ahí que lo tomamos, proporcionado por el proveedor a través de su personal idóneo que solicita la inspección”, afirmó.

El mismo monto –$3.7 millones– aparece en formularios de la Dirección de Obras y Construcciones del Municipio de Panamá (DOyC).

Pero el MOP afirmó que en ese monto no están incluidos trabajos que superan los $2.7 millones. Por ejemplo, menciona actividades preliminares, como diseños, sistema de detección de incendios, aire acondicionado, iluminación y equipos médicos, aunque estos últimos se suponía no estaban incluidos en el contrato con SmartBrtix.

Continúa pugna por el valor del hospital modular de Albrook


En una nota del 18 de mayo pasado –firmada por el director de la DOyC, Antonio Docabo– se afirma que para calcular el cobro de la tasa de permiso de construcción “se optó por utilizar como referencia el precio establecido por el Ministerio de Obras Públicas”, que desglosó la obra: Panalería termoacústica: $1.3 millones; sistema de techo apernado: $629,400; estructura modular y bases: $1.2 millones; piso epóxico antibacterial: $345,480; carpintería y ventanería: $135 mil. Es decir, la DOyC no omitió trabajos, sino que se basó en la información que le proporcionó el MOP.

Inspección

“El sistema húmedo contra incendio y de [conexiones de] mangueras no fueron contemplados o incluidos en el diseño de la obra”, reveló Rojas. “Como se dijo que era una estructura temporal, se entregaron los requerimientos mínimos de seguridad y nosotros lo tenemos que aceptar”, explicó el bombero.

Resaltó que la normativa internacional de la Asociación Nacional de Protección contra el Fuego (NFPA, por sus siglas en inglés), sobre el sistema contra incendios, indica que “para este tipo de estructura que tienen un uso temporal se determinó que se utilizaran alarmas de incendios y los extintores, pero no rociadores”.

El hospital es temporal en Albrook, pero ¿qué pasará cuando lo trasladen? Rojas respondió que “eso le corresponderá a DOyC” del Municipio de Panamá.

La norma NFPA advierte que “los rociadores contra incendios deben instalarse en todas las ocupaciones de atención médica”. Igualmente, indica que en los hospitales donde estarán pacientes inconscientes el sistema contra incendios es importante, ya que “un sistema de rociadores contra incendios sin alarma” o viceversa “no puede ser capaz de hacer su trabajo adecuadamente… el fuego podría crecer sin obstáculos, y podría superar rápidamente las capacidades de un sistema”.

Sobre este punto, Rojas dijo que el Ministerio de Salud tendrá que capacitar al personal en un plan de contingencia de emergencia por si hay que desalojar el hospital con los pacientes, principalmente los que se encuentren en cuidados intensivos.

Cuestionado sobre cómo el personal médico podría identificar dónde surge un conato de incendio tras la colocación de un panel integrado para el sistema contra incendios, Rojas indicó que “es interesante, bueno ehh… bueno hay un cuarto de monitoreo y es una sola planta”.

¿Pero cómo se podría detectar el origen del conato para que no se propague el fuego en el hospital? “Bueno, eso fue lo que diseñó el diseñador y cumple, y la empresa lo instaló como se diseñó”, dijo Rojas.

El presidente de la empresa STS Panamá, Nils Petterson, insistió en que “para reducir costos instalaron unos módulos de zonificación con detectores económicos que no envían información” oportuna para que se pueda identificar el origen del conato de incendio.

Edición Impresa