CAMPAñA ELECTORAL

Tras la derrota, Ricardo Martinelli no recibió a Mónica Moura

Tras la derrota, Ricardo Martinelli no recibió a Mónica Moura
Mónica Moura

Mónica Moura, esposa del publicista Joao Santana, el hombre que una vez fue conocido como el hacedor de presidentes, recibió una llamada de André Rabello, quien se identificó como director de Odebrecht en Panamá. Le dijo que llamaba de parte del presidente de Panamá [Ricardo Martinelli], quien quería que Santana trabajara la campaña de su sucesor, José Domingo Arias, candidato a la Presidencia de la República.

+info

Odebrecht, el gran donante de José Domingo 'Mimito' AriasOdebrecht donó a campaña de 'Mimito' Arias 16 millones de dólaresJuez ordena hacer públicas confesiones de Joao Santana, publicista de José Domingo 'Mimito' Arias

“Consulté a Joao, y dijo que no, que era muy difícil, porque teníamos que hacer la campaña de reelección de Dilma [Rousseff, a la Presidencia de Brasil]. Le dije a André la decisión y pensé que ese tema había quedado ahí”. Así lo narra Moura en un video divulgado este viernes por medios brasileños.

Luego cuenta que en agosto de 2012, cuando Danilo Medina se posesionaba como presidente de República Dominicana, hubo una fiesta después de la ceremonia. Ella escuchó que alguien le gritó en español: “tú, usted es la mujer de Joao Santana, contigo quiero hablar”. Era Martinelli.

La llevó a un lado. Con él estaba André Rabello, “que tuvo que haberle dicho que yo era la esposa de Santana”. Y allí le propuso que quería que trabajaran la campaña de Arias.

Ella no le dio una respuesta inmediata. Joao Santana no quería, decía que estaban ocupados. Martinelli siguió insistiendo. Luego se reunieron en Panamá, “en el Palacio de las Garzas, donde trataron de convencer a Joao (...)

Fue André Rabello quien hizo toda la gestión, él participó de la reunión, acabamos cerrando el trato”. La campaña costaba $21 millones. $4.5 millones serían pagados por el partido Cambio Democrático, y agencias de publicidad que atendieron al gobierno, cubriendo trabajos de propaganda oficial.

El propio Martinelli le entregó a Moura $500 mil en un maletín. “Recibí $500 mil de la mano del presidente. Llamó a alguien, habló rápido y al rato entró un tipo con una maleta. Me la abrió enfrente mío y me preguntó que cuánto necesitaba.

Le dije que $500 mil resolverían mi problema. La maleta tenía $500 mil y me la entregó”, narra.

Odebrecht pagaría el resto: $16 millones. Pero, según ella, la constructora le quedó debiendo $5 millones. Intentó hablar con Martinelli y este les mandó un ministro, quien le dijo que nada se podía hacer, que la campaña había acabado, que habían perdido.

Edición Impresa