LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Diputada dice que comunicador violó la ‘medida de protección’

Diputada dice que comunicador violó la ‘medida de protección’
Zulay Rodríguez. Archivo

La vicepresidenta de la Asamblea Nacional, Zulay Rodríguez, quien logró que el Ministerio Público (MP) emitiera una orden de alejamiento a su favor tras querellar al comunicador social Mauricio Valenzuela por supuesta violencia contra la mujer y la familia, denunció ahora que Valenzuela habría violado esta restricción.

Las medidas de protección incluyen que Valenzuela no puede usar medios tecnológicos o electrónicos que “perturben” a la diputada.

Valenzuela fue uno de los reporteros que informó que el orfebre mexicano José Luis Penagos acusa a la diputada Rodríguez de haberle despojado de 66 kilos brutos de oro de su propiedad, decomisados por la Dirección de Aduanas cuando estaba en tránsito a Colombia, en marzo de 2009. Como abogada, Rodríguez cobró honorarios equivalentes a 42 kilos del oro decomisado.

Rodríguez, a través de su abogada María Pitty Córdoba, pide ahora al MP que “tome las medidas pertinentes” contra lo que ella considera una violación a las medidas de protección. Alega que Valenzuela, en un video publicado en Claramente, se habría referido a la diputada aludiendo una frase de su colega diputado Jairo Bolota Salazar (‘Te amo, mami’) y que si bien no mencionó el nombre Zulay, “sabemos que se trata de mi representada”.

Medios digitales como Claramente, Foco, La Puerta del Horno, El Ñeque Noticias, El Gallinazo, Praxis y Sal de las Redes han asegurado que las medidas del Ministerio Público atentan contra la libertad de expresión y el libre ejercicio del periodismo.

Los comentarios de Valenzuela sobre el derecho de los panameños a estar informados planteados en el Podcast Sin Nombre de La Prensa del 6 de enero de 2020 y en el programa de radio Sal y Pimienta forman parte del escrito que presentó la abogada de Rodríguez, quien dice que Valenzuela no se notificó sino hasta el 21 de enero y en ese período continuó hablando de Rodríguez.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL