PANDEMIA

El coronavirus llegó a Panamá antes de las fiestas de carnaval

El coronavirus llegó a Panamá antes de las fiestas de carnaval
Juan Pino, ministro de Seguridad Pública; y Nadja Porcell, directora general del Ministerio de Salud. Agustín Herrera

Ya no hay dudas. El nuevo coronavirus llegó al país antes de la fiesta del panameño: los carnavales –del 21 al 26 de febrero– y, como se sospechaba, la muerte de Norato González –el 8 de marzo–, director del colegio Monseñor Francisco Beckmann, es una de las piezas clave de este rompecabezas.

Juan Pino, ministro de Seguridad Pública, dio a conocer ayer detalles de la “trazabilidad” del virus. Informó que antes del 21 de febrero, fecha en que se celebró un consejo académico en el Beckmann, González tuvo contacto con otro profesor del plantel, que poco antes había estado en Europa. Aquel profesor visitó España, Alemania, Croacia, Francia e Inglaterra. No se precisó la fecha exacta del viaje.

Pero anoche sí se informó la fecha del encuentro entre González y el viajero: entre el 14 y 15 de febrero.

Según el ministro, el docente le dio el pésame al director por la muerte de su mamá. De acuerdo con personal del Beckmann, que pidió no divulgar su identidad, la madre de González murió el 20 de enero.

El profesor que estuvo en Europa, cuyo nombre no fue revelado, no fue el único que estuvo en el exterior: 16 de los 206 maestros que tiene ese plantel estuvieron fuera del país recientemente.

No nos dimos cuenta

El ministro Pino aseguró que ese docente que estuvo en varios países europeos “vino enfermo”. Y si tuvo contacto con González entre el 14 y el 15 de febrero, pudo haberlo infectado en ese momento, es decir, antes de los carnavales. Ayer trascendió que Norato González estuvo en Chiriquí en esas fiestas.

Sin embargo, las autoridades no se dieron cuenta de que la epidemia estaba en el país. Antes de la fiesta, el Ministerio de Salud (Minsa) había dicho que estaban preparados para cuando se reportara el primer caso.

El 18 de febrero, por ejemplo, divulgó un comunicado informando que el Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud “estaba preparado para diagnosticar el Covid-19 en 3 horas”. Reportó, además, que hasta ese momento el Gorgas había hecho 14 pruebas, cuyos resultados dieron negativo.

El 23 de febrero, el Minsa informó que, junto al Aeropuerto de Tocumen, había habilitado un área de evacuación provisional para pasajeros con síntomas del virus. “Todos los pasajeros verificados hasta el momento tienen una temperatura por debajo de 37.5, indicando que no existe presencia del virus”, dijo la institución.

El discurso optimista que presentaba a Panamá como un país con un sistema sanitario preparado y seguro, marcó el paso de los días siguientes. Distintas autoridades, desde la ministra de Salud, Rosario Turner, para abajo, enviaban mensajes haciendo énfasis en que Panamá estaba “libre de casos sospechosos”.

Mientras, el 27 de febrero, cuando ya el virus probablemente deambulaba por las calles, la ministra Turner presentó el plan de acción contra el Covid-19. Ese día, Turner prometió que “al llegar el primer caso” se manejaría con todos los protocolos sanitarios estudiados por el Minsa y todas las precauciones de bioseguridad para evitar el contagio a más personas dentro de un centro hospitalario.

El coronavirus llegó a Panamá antes de las fiestas de carnaval
Cronología del caso Beckmann

Si se toma en cuenta la evolución del virus, probablemente en esa fecha (27 de febrero) González ya tenía una semana contagiado.

El infectólogo Xavier Sáez-Llorens, miembro del comité asesor por coronavirus del Minsa, ha explicado que el enfermo empieza a sentir síntomas al quinto o sexto día. Mientras que al octavo o noveno día se agrava y la persona que no logra sobrevivir muere usualmente en la tercera semana. “Para que una persona muera, tienen que pasar, al menos, entre 10 y 21 días”, precisó el médico.

El lunes 2 de marzo, inició el año escolar y, al día siguiente, el director del Beckmann fue internado en el complejo hospitalario Dr. Arnulfo Arias Madrid de la Caja de Seguro Social, donde murió el domingo 8 de marzo.

Las alarmas se encendieron el lunes 9 de marzo, cuando profesores y estudiantes del Beckmann protestaron en la calle por las malas condiciones del colegio: polvo, heces de paloma, fibra de vidrio, y porque había al menos nueve profesores con “cuadros respiratorios”. Ese día se ordenó cerrar el plantel y, en la noche, la ministra dio a conocer “el primer caso de coronavirus” en Panamá, pero no era -todavía...- Norato González: la ministra se refirió a una mujer de 40 años de edad que llegó de España el día antes.

El caso de González entró a los registros un día después, el 10 de marzo, cuando finalmente el Minsa reconoció que González murió por coronavirus, y otros dos profesores en el Beckmann se habían contagiado. Sin embargo, la cifra de casos en ese colegio crece: hasta la noche de ayer, los infectados con Covid-19 ligados al colegio eran 7.

Edición Impresa