El PIB per cápita retrocederá 10 años, advierte informe de la Cepal

El PIB per cápita retrocederá 10 años, advierte informe de la Cepal
La pandemia ha provocado la recesión más abrupta de la historia de América Latina y el Caribe. Román Dibulet

La secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Alicia Bárcena, señaló que, al cierre de 2020, la región tendrá más de una década perdida, ya que el PIB per cápita retrocederá 10 años y los niveles de pobreza, 14 años.

Bárcena manifestó que no es posible una apertura económica sin aplanar la curva de la epidemia y tener un plan claro que evite un repunte de contagios de la enfermedad.

Aplanar la curva epidémica, la clave para la reactivación

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) enviaron a los países de la región un mensaje claro: la reactivación de la economía será solo posible cuando se aplane la curva de contagios por la pandemia de la enfermedad Covid-19.

Así lo plantea el informe Salud y Economía: una convergencia necesaria para enfrentar la Covid-19 y retomar la senda hacia el desarrollo sostenible de América Latina y el Caribe, publicado en conjunto por ambos organismos el pasado jueves, 30 de julio.

Adjuntos

Informe Covid-19 Cepal - OPS.pdf

El documento recomienda a las naciones tres fases para superar las debilidades económicas y sociales ante esta crisis: la adopción de políticas de salud, económicas, sociales y productivas dirigidas a controlar y mitigar los efectos de la pandemia; reactivar con protección; y reconstruir de manera sostenible e inclusiva.

El PIB per cápita retrocederá 10 años, advierte informe de la Cepal
LA PRENSA

Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal, señaló que la región tendrá más de una década perdida al cierre de 2020, ya que el PIB per cápita retrocederá 10 años y los niveles de pobreza, 14 años.

Bárcena detalló que no es posible una apertura económica sin aplanar la curva de la epidemia y un plan claro que evite un repunte de contagios de la enfermedad a partir del testeo, la trazabilidad y el confinamiento.

La secretaria ejecutiva de la Cepal subrayó que las medidas sanitarias para controlar la pandemia (entre ellas la cuarentena y el distanciamiento) deben articularse con las medidas sociales y económicas dirigidas a atenuar los efectos de la crisis, pues estás últimas facilitan el cumplimiento de las medidas. “Sin controlar la pandemia es imposible pensar en la reapertura”, acotó .

Añadió que se debe orientar la reactivación a cerrar brechas en los determinantes socioeconómicos en cada país.

Durante la presentación del informe, Carissa Etienne, directora de la OPS, indicó que “los países deben evitar pensar en elegir entre reabrir economías y proteger la salud y el bienestar de sus pueblos”. “La actividad económica completa no puede reanudarse a menos que tengamos el virus bajo control”.

Mientras, las proyecciones de la Cepal indican que el nuevo coronavirus implicará una caída del crecimiento regional de -9.1% en 2020, acompañado de un aumento en el desempleo, que pasará de 8.1% en 2019 al 13.5% en 2020 (44 millones de desempleados, 18 millones más que en 2019).

En Panamá, la paralización de la economía provocada por la pandemia de Covid-19 podría dejar sin empleo a entre el 20% y el 25% de la población económicamente activa al terminar este año.

Lo anterior significa que entre 416 mil y 516 mil personas estarían en la fila de los desocupados, según las proyecciones de gremios y especialistas laborales y del propio Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral.

La tasa de desocupados se calcula de acuerdo con la población económicamente activa del país que, de acuerdo con el último reporte de la Contraloría General de la República, correspondiente al mes de agosto de 2019, incluía, al menos, a 2.06 millones de personas.

Notoria desigualdad

El sociólogo del Centro de Investigaciones Científicas de Ciencias Sociales (Cenics) Luis Carlos Herrera recordó que Panamá es el segundo país en la región con la peor distribución de la riqueza, y uno de los más desiguales.

Añadió que si no se atienden los problemas estructurales de la desigualdad social, la exclusión y la pobreza multidimensional, el país tendrá una espada de Damocles social. Por tanto, indicó, no debe alarmar que esta realidad lleve a una crisis de gobernabilidad, por el descontento y acumulación de demandas sociales insatisfechas por distintos gobiernos.

El Índice de Pobreza Multidimensional de Panamá de 2017, elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Censo, el Ministerio de Desarrollo Social y el Ministerio de Economía y Finanzas, indica que en el país hay 777 mil 752 personas en pobreza multidimensional. De ese total, 133 mil 237 están en Panamá y 92 mil 980, en Panamá Oeste, justo las provincias donde se concentra la mayor cantidad de personas contagiadas por la enfermedad.

Herrera recomendó a la población que para desacelerar el contagio y aplanar la curva se requiere que cada persona cumpla las recomendaciones sanitarias, y así romper la cadena de transmisión del virus.

Jorge Luis Prosperi, expresentante de la Organización Mundial de la Salud, sostuvo que la necesidad de avanzar hacia la recuperación económica del país, a la vez que se controla la epidemia es el asunto más importante que tienen que abordar los panameños.

Añadió que el mensaje de la Cepal y la OPS recuerda la obligación impostergable de enfrentar de forma efectiva la enfermedad, a la vez que se recupera la economía del país.

La epidemia en Panamá

El epidemiólogo e investigador de Salud Pública de la Florida State University, Arturo Rebollón, explicó que el país tiene una curva epidemiológica plana, y lo que se requiere es bajarla más.

“Es como haber escalado el Volcán Barú y ahora estamos en la parte alta, falta bajar la loma”, describió.

De acuerdo con Rebollón, reabrir la economía en este momento puede aumentar la circulación de personas sensibles al virus y aumentar la cantidad de casos activos.

“Soy de los que cree que debemos abrir pero abrir bien, y con una población bien educada y empoderada en disminución de riegos para seguir adelante”, manifestó.


Edición Impresa