EDUCACIÓN

El reinicio de clases será ‘confuso’ y ‘desigual’

El reinicio de clases será ‘confuso’ y ‘desigual’
Según el Meduca, será un año escolar ‘con muchas irregularidades’, porque hay muchos centros educativos en áreas distantes. No obstante, indicó que la meta es abarcar al 85% de la población total estudiantil. Miguel Cavalli

Como “confuso”, “desigual” e “improvisado”, calificó Juan Planells –consultor en temas educativos y rector de la Universidad Santa María La Antigua– el reinicio del año escolar el próximo lunes, bajo la modalidad a distancia.

Según Planells, si el Gobierno no garantiza una amplia cobertura e internet gratuito, para los estudiantes y profesores , los resultados serán negativos en las escuelas públicas, donde hay más de 800 mil alumnos.

A su vez, el presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada, Julio De La Lastra, subrayó que un paso en la dirección correcta era el lanzamiento de clases virtuales, pero en Panamá el dilema es que menos del 15% de la población tiene acceso a internet de banda ancha. “Esto dificulta tremendamente que colegios oficiales y particulares puedan impartir clases”, advirtió.

A su juicio, la crisis deja en evidencia problemas que deben ser corregidos ya: la política no tiene cabida en el sistema educativo y, al no haber disponibilidad de internet, debe ejecutarse como proyecto nacional.

Roberto Troncoso, expresidente de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa, opinó que si la educación es la “estrella” de este Gobierno, cada estudiante debería tener ya una computadora.

El Ministerio de Educación informó que 130 mil, de 800 mil estudiantes de escuelas públicas, crearon un correo institucional para retomar clases.

Comienzo de clases, el desafío al que se enfrenta el Gobierno

El sistema educativo panameño se enfrenta quizás el desafío más complejo de su historia: reiniciar –a partir del lunes 20 de julio– el proceso de enseñanza-aprendizaje para unos 800 mil estudiantes de escuelas oficiales a través de plataformas virtuales, la radio, la televisión, guías educativas y cuadernillos.

El escenario ha generado expectativa entre consultores en el tema educativo, empresarios, educadores, padres de familia y autoridades del Ministerio de Educación (Meduca).

En palabras de Nivia Roxana Castrellón, excoordinadora del Consejo Permanente Multisectorial para la Implementación del Compromiso Nacional por la Educación (Copeme), ningún país del mundo estaba preparado para sustituir, de un día para otro, el sistema de clases presenciales por el de clases a distancia.

“El país y la sociedad panameña no estaban preparados para este reto, porque las escuelas estuvieron relegadas por años entre las prioridades de nuestra sociedad”, dijo.

Según Castrellón, la pandemia de la Covid-19 dejó en evidencia la desigualdad en el acceso a las oportunidades de aprendizaje. De hecho, precisó que la principal preocupación es que los niños más vulnerables no tengan acceso a una educación a distancia de calidad. “Se trata de 454 mil niños, niñas y jóvenes de 0 a 17 años que son pobres multidimensionales”, indicó.

Por su parte, Juan Planells, rector de la Universidad Santa María La Antigua, opinó que si no hay una amplia cobertura de internet, así como internet gratuito para los estudiantes y profesores, los resultados no serán alentadores.

“Si eso no ocurre, será un reinicio de clases confuso, desigual y que generará molestia entre docentes y padres de familia”, acotó el consultor en temas educativos. Agregó que muchos padres de familia perdieron sus trabajos, lo que les impedirá tener internet.

Sobre la enseñanza por radio y televisión, expresó que hay limitantes, porque las clases que se dicten requerirán igualmente un intercambio o interacción entre educadores y estudiantes.

Esfuerzo mayor

Para el presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada, Julio De La Lastra, ciertamente es de preocupación que uno de los sectores enormemente afectados por la pandemia es el educativo.

Según el empresario, un paso en la dirección correcta era el lanzamiento de clases virtuales, aunque advirtió que Panamá se enfrenta al problema de que menos del 15% de la población tiene acceso a internet de banda ancha. “Esto dificulta tremendamente que colegios oficiales y particulares puedan impartir clases y que el universo de estudiantes se beneficie”, aportó.

A su juicio, la crisis expone varios problemas que deben ser corregidos a la brevedad posible. Por ejemplo, que la política no tiene cabida en el sistema educativo.

De La Lastra dijo que el sistema educativo debe ser reformado para que los estudiantes obtengan una educación de calidad y, al no haber disponibilidad de internet en todas las áreas, debe ejecutarse como proyecto nacional. “Ahora, el nuevo calendario es de julio a diciembre y requerirá un esfuerzo mucho mayor por parte de los estudiantes, profesores y colegios para salvar el año escolar. Que esta sea una lección a aprender. El primer gran perdedor en cuanto a las fallas, problemas y conflictos en temas educativos es el estudiante. Y el segundo es el país”, concluyó.

Mientras, el expresidente de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa Roberto Troncoso consideró que, por tratarse de la “estrella” del Gobierno, en la educación debe hacerse un mayor esfuerzo para dotar de computadora a cada estudiante mayor de 8 años”.

“Es el momento de dar esa milla extra en un tema que beneficiará a todo el país”, acotó.

Educadores y Meduca

Al respecto, el secretario de la Asociación de Educadores de San Miguelito, Edy Pinto, expresó que el inicio del año escolar el próximo 20 de julio será irregular, dado que la población está sufriendo una crisis socioeconómica que se refleja en despidos y personas que están en casa sin salario.

Agregó que los educadores están “estresados” por la desinformación que hay, ya que la ministra de Educación, Maruja Gorday de Villalobos, dice una cosa, los supervisores otra y los directores de las escuelas implementan acciones propias.

Registros del Meduca precisan que, de un total de 800 mil estudiantes de escuelas públicas de todo el país, unos 130 mil crearon su cuenta de correo electrónico institucional, rumbo al inicio de clases a distancia.

La información fue dada a conocer por Isis Núñez, directora nacional de Educación Media. Agregó que unos 43 mil docentes, de cerca de 46 mil, también cuentan con un correo institucional, lo que equivale a más del 93%.

“Esta es una cifra bastante significativa, porque permite crear una conectividad. Además, indica que nuestros maestros y profesores están dispuestos a comenzar las clases”, apuntó.

Reconoció que será un año escolar “con muchas irregularidades”, porque hay muchos centros educativos en áreas distantes, pero el hecho de tener habilitados estos correos institucionales permitirá al educador enviar las actividades y tareas que los estudiantes deben hacer en sus hogares.

En el caso de los niños y adolescentes que no tengan el correo institucional, Núñez sostuvo que los docentes pueden utilizar cualquier recurso disponible, ya sea un teléfono o tutoriales, así como las clases que se imparten por televisión y radio.

Como las clases abarcarán desde el 20 de julio hasta el 30 de diciembre, la funcionaria explicó que habrá una semana de receso a principios de 2021 para determinar cuántos estudiantes no se pudieron conectar con sus educadores; ello, con el objetivo de incluirlos en el proceso de enseñanza.

Sobre cuántos estudiantes se conectarán a fin de año, el Meduca tiene como meta alcanzar entre el 80% y el 85% del total de los niños y adolescentes. El resto sería incluido en enero y febrero.

Organismos internacionales, como la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), se han pronunciado y enviado el siguiente menaje: “Estamos frente al mejor escenario posible dentro de una pandemia, que la educación siga, que el desarrollo de los niños y alumnos panameños no se vea afectado; tampoco su salud ni la de los docentes y de las familias panameñas. La educación a distancia tendrá sus retos, pero con los esfuerzos de todos, docentes, padres, alumnos, sector privado e incluso medios de comunicación, será posible”.



Edición Impresa