KNOCKOUT

‘Están apegados a la complacencia, no a la ciencia’: Xavier Sáez-Llorens

‘Están apegados a la complacencia, no a la ciencia’:  Xavier Sáez-Llorens
Xavier Sáez-Llorens. Archivo

¿En base a qué el Minsa aprobó el uso de la hidroxicloroquina?

Para dar algo. Pero la evidencia en contra es cada vez más contundente. Tanto, que hasta Sanofi –que hace la hidroxicloroquina– ya hizo una nota diciendo que se abstiene de recomendarlo para Covid y que le preocupa el desabastecimiento para enfermedades donde sí hay pruebas de que funciona. Aquí están apegados a la complacencia, no a la ciencia.

¿Por qué, si el Minsa está seguro de su eficiencia, dejó a discreción su uso?

Para cubrirse de posibles demandas.

Dicen los pro hidroxicloroquina que si fuera por los efectos secundarios, no tomaríamos nada. Su respuesta a eso.

Primero, es no hacer daño. Y los efectos secundarios, aunque raros, no son hipo. Son arritmias graves.

Dicen ellos también que así como hay estudios en contra, hay a favor.

Hay pocos estudios no rigurosos a favor, y muchos recientes, sólidos, en contra. Para saber quién es fanático de Bolsonaro y Trump, pregúntale si está a favor de la hidroxicloroquina. Si es sí, ya sabes.

En ciudadanos podría entenderse, pero hay médicos que respaldan estudios que la ciencia no avala.

Mal ejemplo para los alumnos de Medicina. Somos el hazmerreír mundial.

Un médico con opiniones sensatas.

Néstor Sosa y Marta Illueca. Pero hay muchos que me han decepcionado.

Kits para pacientes ambulatorios. ¿Esa es la tendencia mundial?

Eso es populismo. Las mascarillas, gel y oxímetro son buenos, pero hay que saber cómo usarlo y ver cuánto nos va a costar.

Y la ivermectina que incluye, ¿sirve?

Si el paciente tiene sarna, sí.

Y, ¿el zinc?

Para personas oxidadas, buenísimo.

¿Las vitaminas? ¿No dijeron que eso no servía para combatir el Covid?

Sí dijeron. Todo eso lo trae la comida.

¿Qué peligros tiene el kit?

Propicia la automedicación, da una falsa sensación de seguridad y da, otra vez, el mensaje de que se hace medicina de complacencia, no de evidencia.

Usted dos veces ha dicho cómo quiere ser tratado en caso de contagio. ¿No confía en los protocolos establecidos?

Temo que se aparten de la evidencia.

De contagiarse, ¿quisiera ir a un hospital privado o, como la doctora Lourdes Moreno, a uno público?

Al que cumpla mi tratamiento.

¿Quién quisiera que fuera su doctor?

Augusto Hernández. O Faucci, ja, ja.

Los nuevos asesores dicen que ustedes no aplanaron la curva ni controlaron nada. ¿Qué han hecho mejor ellos?

Pregúntale al virus. Ni antes éramos tan malos ni ahora son tan buenos… y sabérselas todas después de los hechos no tiene mucho mérito.

¿Qué piensa de que no hay ningún infectólogo, epidemiólogo, virólogo ni intensivista en la mesa nueva?

Bueno, el manejo político también es importante…

¿Importante para qué?

Respóndeme esa tú…

Usted dijo que decidió seguir apoyando por el país, pero, ¿cómo se sintió al ser desplazado?

Me enteré por TV. Pero sentí alivio. Estaba agotado de tantas reuniones estériles y dejé de coger rabias todos los días.

¿Cuándo dejaron de escucharlo?

Yo creo que la opinión sobre los ventiladores marcó un antes y un después.

Un mea culpa del comité viejo.

Trazabilidad.

¿Todavía lo escuchan o está relegado por ser team Rosario?

En vacunas, y porque muy pocos saben de eso. Pero no soy team Rosario. Soy equipo Panamá, como Lourdes Moreno.

¿Ha hablado con Rosario Turner?

Espontáneamente. Me dolió la forma en la que fue despedida.

Dice Cortizo que fue por ‘desgaste’…

Yo no la vi desgastada.

¿Qué piensa de su asesoría al Mides?

Paso.

¿Qué diferencias ve entre ella y Sucre?

La receptividad, técnica y no política.

Abrir casinos, ¿válido por algún lado?

Sin ningún sentido.

Esta semana, Cortizo anunció la contratación de personal extranjero. ¿No estamos un poco tarde para eso?

Sí, pero nunca es tarde, porque los médicos están muy agotados y enfermos.

¿Por qué solo lo insultan y amenazan a usted, y no a los demás expertos?

No sé si por ser del Barca, combatir la homofobia y la xenofobia, por ateo, por no estar en partidos o por darte muchas entrevistas a tí y a Sabrina Bacal. Pero aún a mis detractores les daría consejos de forma gratuita, porque no soy rencoroso.

¿Algún comentario lo ha afectado?

Las amenazas han afectado a mi familia. No entiendo, porque al final yo asesoraba, no tomaba las decisiones.

Usted ha estado cerca de Cortizo en el tema. ¿Qué pasa que él no conecta?

Se muestra transparente y receptivo. No sé qué pasa después.

¿Confía en él?

En él, sí.

Y, ¿en el resto?

Paso.

De mejor a peor, el desempeño en lo social, económico y emocional.

Económico, social y emocional.

Hospital modular, ¿gasto o inversión?

Era necesario. Pero concuerdo con los cuestionamientos.

¿Cómo se explica que a estas alturas siga el personal médico sin insumos?

No se explica. Es incongruente, porque son quienes más protegidos deben estar.

¿Cómo se explica que los insumos deban pasar por estrictos procesos de licitación, pero los mega contratos no tengan esos controles ni se publiquen?

No le encuentro explicación.

¿Qué sintió el día que llegamos a los mil muertos sumando 18, y al día siguiente contabilizamos 38?

Matemáticamente pudo ocurrir, pero a mí también me pareció curioso.

Hoy, ¿la cuarentena es efectiva?

No. Con casi un millón de salvoconductos, no existe cuarentena efectiva.

Si fuera usted, ¿abriría el país, lo cerraría o seguiría como estamos?

Cercaría los lugares más afectados, pero dándoles la ayuda y trazabilidad de verdad. El resto lo abriría.

La falla de la trazabilidad.

Los resultados de las pruebas demoran y la gente no se aísla de forma inmediata; no hay personal ni tecnología suficiente, y la ayuda no llega y la gente debe salir para no morir de hambre.

¿Accedería a que le pongan tecnología en su celular para hacer trazabilidad?

Los panameños desconfiamos, por los antecedentes de los pinchazos… ¿Qué se haría con esa información?

¿Qué le han parecido las campañas de docencia sobre el tema?

Insuficientes. Los jóvenes son los que están infectando, y no hay un mensaje a ellos en su idioma. Si no dejan de parquear, esto no va a mejorar. Van a terminar enterrando a sus papás y abuelos.

Cuando salgamos de esto, ¿habrá país?

País va a haber… Civilización, no sé.

Hay gente comprando clorito de sodio. Eso es bleach. ¿Eso para qué sirve?

Para limpiar las calles y recordar cómo se blanqueaba Michael Jackson.

Otros compran orégano. ¿Eso sirve?

Prefiero el ajo. Porque el tufo provoca el distanciamiento físico, y eso sí sirve.

Quitarse los zapatos afuera de la casa, ¿ayuda de verdad o no?

Solo para evitar la pecueca.

Pediluvios, ¿efectivos?

Para encharcar los pisos, sí.

La mayor interrogante que le queda.

Si vuelve a dar, y después de cuánto.

Mucha gente repite que usted tiene un negocio de vacunas... ¿Es o no así?

No. Ni vendo ni promociono vacunas. Solo investigo y publico los datos.

Y, ¿asesoran al Gobierno?

No. Y para la vacuna nos hemos unido todos los investigadores en un consorcio bajo el paraguas de Senacyt. No es con ninguna empresa. Y la compra la hará el gobierno a través de la OMS, no a través de nosotros. Toda mi participación, desde que empezó esto, ha sido ad honorem.

Se habla de muchas fechas para la vacuna. ¿Septiembre es viable?

Como investigación, sí. Pero para comercialización, a principios de 2021.

¿No siente que hay expectativas anticipadas y magnificadas?

Muchas, y las primeras serán para grupos prioritarios, no para todos. Y hay una guerra tremenda entre empresas y países para ver quién la saca primero, lo que podría afectar la seguridad de la vacuna.

Su mensaje a los anti vacunas.

Lo serán hasta que las enfermedades los maten a ellos o a sus familiares.

Y, ¿a los que tienen miedo de irse a vacunar contra la influenza ahora?

Se lamentarán si les da con Covid.

Todavía le reclaman que no se opuso a los carnavales. El primer caso fue el 9 de marzo y 14 días antes fue Carnaval. La primera transmisión, ¿llegó antes, durante o después de esa fecha?

Por ahí. Pero los santeños han tenido pocos casos. ¿Allá no se carnavaleó?

¿Se arrepiente de haber dicho que esto no sería un tema de salud pública?

Esa era la opinión mayoritaria de la comunidad científica en el momento.

¿Alguna vez imaginó la dimensión de esto?

Nunca. Además de que se pensaba que la próxima pandemia iba a ser influenza.

OMS, ¿de tumbo en tumbo o es normal tanto cambio de opinión?

Normal. La ciencia es humilde y se corrige con más ciencia.

El momento más duro de estos meses.

Ver colegas y amigos morir.

CSS y Minsa: ¿qué tanto más tensa que antes ha estado esa relación?

Muy. Se han intentado conciliar, pero mientras no se unifique el sistema, las diferencias van a seguir.

¿Cómo dicen que va mejorando la cosa, si el número de hospitalizados no ha bajado, mueren 27 personas en promedio al día y tenemos el doble de casos de hace un mes?

Los números hablan por sí solos. Y no mejorará hasta que tengamos vacunas.

La lección que nos dejará la Covid-19.

Esto sacó lo mejor de pocos y lo peor de muchos. No vamos a haber aprendido nada. Seremos la misma sociedad desigual, pero con mascarilla. Y no todos.

Perfil

Pediatra infectólogo e investigador científico. Profesor de pediatría, jefe de Infectología y director de Investigación Clínica del Hospital del Niño. Forma parte del Comité Nacional de Ética en la Investigación y es columnista de ‘La Prensa’.

Edición Impresa