INVERSIONES

Falta de presupuesto obliga al Minsa a priorizar proyectos

Falta de presupuesto obliga al Minsa a priorizar proyectos
El Minsa informó que espera entregar la orden de proceder del Hospital del Niño el próximo mes y que la obra debe cumplir con lo señalado en el cronograma del contrato. Roberto Cisneros


La pandemia generada por la Covid-19 impactó de forma directa el avance de varios proyectos de inversión que están bajo el paraguas del Ministerio de Salud (Minsa).

Actualmente, esta entidad tiene dentro de su cartera de obras pendientes y que son una prioridad, según organizaciones de pacientes, el inicio de la construcción de nuevas sedes para el Hospital del Niño y el Instituto Oncológico Nacional, ambos en la provincia de Panamá, y avanzar con el desarrollo del Hospital Aquilino Tejeira, en Coclé.

Hay otras instalaciones que no han sido finalizadas, como los hospitales de Metetí en Darién, el Manuel Amador Guerrero en Colón y el de Bugaba en Chiriquí.

Carlos Candanedo, director de Infraestructura del Minsa, subrayó que con la contención del gasto debido a la crisis económica generada por la Covid-19, lo más probable es que tengan que “replantear” la planificación de las obras en términos de tiempo, sin dejar de contemplar todas las opciones que permitan continuarlas, dentro de los acuerdos contractuales.

Sobre el Hospital del Niño, Candanedo manifestó que, a través de un “ajuste presupuestario” para la vigencia 2021, se asignó una partida de $33.1 millones. Este proyecto, de $443 millones en total, contempla la construcción de un nuevo edificio principal, otro de estacionamientos de ocho niveles, áreas de cafetería y jardines, equipamiento médico y mantenimiento.

“Efectivamente, son muchos los proyectos que han sido afectados por la contención del gasto producto de la crisis de la pandemia. Ahora bien, retomar esta obra [Hospital del Niño], por lo que representa, ha sido una de las prioridades de esta administración en cuanto a la continuidad de las obras de infraestructura de salud”, puntualizó.

Según Candanedo, la fecha para entregar la orden de proceder está programada para el mes de junio de 2021 y el proyecto debe cumplir con lo señalado en el cronograma del contrato.

“Reconocemos la importancia de retomar todos y cada uno de los proyectos que llevan años en esta situación y hemos sido responsables en establecer conversaciones y acuerdos desde el marco contractual entre las partes, Minsa y contratista, definiendo rutas para darle continuidad a dichas obras”, dijo el funcionario.

Oncológico

En lo que respecta al nuevo Oncológico, el director de Infraestructura del Minsa precisó que el inicio de esta obra dependerá del ajuste que se le haga al presupuesto de inversión como parte de la contingencia del gasto durante el año 2021.

De momento, esta obra se encuentra en la fase de estudios preliminares y actualización del plan médico funcional, que servirá para definir su alcance.

Este plan médico funcional determinará la cantidad de camas, quirófanos y equipos que necesitará la nueva instalación hospitalaria.

Tanto el Minsa como la Unidad de Administración de Bienes Revertidos del Ministerio de Economía y Finanzas identificaron un terreno disponible a unos 200 metros, en la Ciudad de la Salud. La primera etapa consistirá en el desarrollo del diseño y, en una segunda fase, se licitará la construcción de la obra.

De hecho, este año se espera licitar el diseño del nuevo Instituto Oncológico, pero Candanedo expresó que todo dependerá de cómo evolucione el presupuesto de inversión este año.

Mientras, en el caso del Aquilino Tejeira, detalló que la obra está vigente y que en estos momentos se está ejecutando. La construcción comenzó en 2019, a un costo de $166 millones.

Actualmente, el Minsa cuenta con más de 50 proyectos en desarrollo y para inversión, en 2021, recibió poco más de $66 millones.

Negociaciones

El Minsa aún mantiene conversaciones con la empresa IBT Group por proyectos hospitalarios que no han concluido, como los hospitales de Metetí en Darién, Manuel Amador Guerrero en Colón y Bugaba en Chiriquí. Estos fueron adjudicados entre 2009 y 2014, pero su desarrollo se ha dilatado por diferencias entre la empresa y el Estado en lo que respecta a los cobros.

Para Gustavo Bernal, expresidente de la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos, ante un escenario como este el Minsa debe priorizar cuáles son sus proyectos más importantes.

“Muchos de esos proyectos son obras insignias de otras administraciones y no las terminan. Esto lo vemos años tras año y la hoja de ruta debe ser la eficiencia en las inversión y que estos proyectos concluyan”, acotó.

En la misma línea de Bernal, el presidente del Comité de Protección al Paciente, Roger Barés, argumentó que el Minsa se debe concentrar ahora mismo en tres proyectos de infraestructura necesarios para el país: el Hospital del Niño, el Aquilino Tejeira y el Instituto Oncológico.

Barés dio sus razones: “el Hospital del Niño es un proyecto de nación, mientras que el Aquilino Tejeira sería muy necesario para aquellas familias del interior del país que no pueden viajar hasta la provincia de Panamá. En cuanto al Oncológico, es un hospital que requieren y que utilizan tanto ricos como pobres”.