CONFLICTO

FCC impide a la CSS ejecutar fianza de obra

FCC impide a la CSS ejecutar fianza de obra
En la segunda demanda presentada ante el Tribunal Internacional de Arbitraje, FCC reclama a la CSS $125 millones en concepto de vigencia extendida; es decir, por el tiempo que la obra estuvo detenida entre 2015 y 2019. El proyecto tiene un costo de $554

La Caja de Seguro Social (CSS) no podrá ejecutar, hasta por 90 días, la fianza de cumplimiento del proyecto Ciudad de la Salud, en Ancón.

Así lo decidió el Tribunal Internacional de Arbitraje, luego de que el consorcio español Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) presentara una demanda para que la CSS no pudiera ejercer su derecho a la fianza.

El director de la CSS, Enrique Lau Cortés, dijo que los 90 días se cuentan a partir del establecimiento del tribunal arbitral para definir una segunda demanda interpuesta por FCC en ese mismo organismo internacional, por $125 millones.

Este último reclamo millonario de FCC contra la CSS es por “vigencia extendida”; es decir, el tiempo que estuvo detenida la obra.

Según Lau Cortés, el Tribunal pidió a FCC que cubra los costos de este proceso de arbitraje y le exige que extienda la fianza de cumplimiento por seis meses más, una vez venza su plazo.

Para Roberto Troncoso, expresidente de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa, es “lamentable” que una empresa recientemente inhabilitada por el Banco Mundial por corrupción, sea favorecida en este caso.

Lau: ‘Impedir que se ejecute la fianza es como un secuestro’

Como un “secuestro” calificó el director de la Caja de Seguro Social (CSS), Enrique Lau Cortés, que la entidad no pueda ejercer la fianza de cumplimiento del proyecto Ciudad de la Salud, en el corregimiento de Ancón.

Esto, luego de que el Tribunal Internacional de Arbitraje acogiera de forma parcial una demanda que presentó el grupo español Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), para que la CSS no ejecute la fianza de cumplimiento de la conflictiva obra hospitalaria, cuyo costo original es de $554 millones.

La información fue suministrada ayer por el propio director, quien subrayó que la CSS no puede hacer uso de la fianza de cumplimiento hasta por 90 días, contados a partir del establecimiento de un tribunal arbitral para definir una segunda demanda interpuesta por FCC en ese mismo organismo internacional, por $125 millones.

Este último reclamo millonario de FCC contra la CSS es por “vigencia extendida”; es decir, el tiempo que estuvo detenida la obra.

Además de impedir que la CSS ejecute la fianza, el Tribunal de Arbitraje decidió que la empresa española deberá cubrir los costos de este proceso de arbitraje y se deberá prorrogar la fianza por seis meses más, una vez venza su plazo.

Según la última adenda de tiempo aprobada para este proyecto, la culminación de la Ciudad de Salud está programada para mayo de 2021, por lo que, según el director de la CSS, la extensión de dicha adenda estaría corriendo a partir de esa fecha.

De acuerdo con el contrato firmado entre la CSS y el grupo español en 2012, la fianza de cumplimiento era de $138 millones.

Indignación

Esta decisión ha generado indignación, no sólo entre las autoridades de la CSS, sino también entre empresarios y dirigentes de los pacientes y asegurados.

Lau Cortés subrayó que con esto se despoja al Estado panameño de resarcir los incumplimientos múltiples por parte de FCC en el desarrollo de este proyecto. “Impedir que se ejecute la fianza es como un secuestro. Aquí el que ha incumplido es el que está demandando. Ante esto, vamos a hacer todo lo que tenemos que hacer para preservar los activos del país”, puntualizó.

En palabras de Lau Cortés, esto sienta un “precedente nefasto” para la Ciudad de la Salud y otros proyectos futuros, en el que se beneficia a una empresa envuelta en escándalos de corrupción. De hecho, dijo estar en desacuerdo en que empresas con acusaciones de corrupción nacional e internacional realicen obras y proyectos estatales.

“Esta estrategia dilatoria de FCC impide que habilitemos espacios para pacientes afectados por la Covid-19”, concluyó el funcionario.

Inhabilitación

Para Roberto Troncoso, expresidente de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (Apede), es lamentable este escenario, si se toma en cuenta que FCC fue inhabilitada en Colombia por el Banco Mundial.

En efecto, el organismo financiero internacional informó que inhabilitaba a la constructora española FCC durante dos años, por presuntas “prácticas fraudulentas y de colusión” en un proyecto medioambiental en Colombia.

Pero este tema no es propio de Colombia. Actualmente, FCC es acusada en España –e investigada en el país– por supuestamente pagar coimas en Panamá.

De hecho, la propia empresa presentó dos denuncias ante la Fiscalía Anticorrupción de España sobre acuerdos comerciales suscritos por exdirectivos de la constructora para el pago de sobornos a panameños.

Precisamente, una de las obras bajo la lupa de los fiscales es la Ciudad de la Salud, que supuso el pago de una coima de $58 millones. Y eso ocurrió, pese a que en el contrato de 2012, firmado entre la CSS y FCC, se estableció una “declaración de no incurrir en prácticas corruptas”.

Según Troncoso, Panamá debe usar esto a su favor en el conflicto legal que enfrenta con FCC. “Lo que el Banco Mundial dice en el fondo es que los inhabilita por coimeros”, destacó.

Troncoso señala que los problemas de FCC para sacar adelante el proyecto de la Ciudad de la Salud nada tienen que ver con la huelga del Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs) o la pandemia por la Covid-19, como alega la empresa.

“El verdadero problema de FCC es que sencillamente le cortaron todo el oxígeno a través de sus cuentas bancarias a nivel internacional y el Banco Mundial así lo confirma al inhabilitarla”, detalló.

Las declaraciones de Troncoso se dan luego de que FCC le planteara a la CSS, a través de una nota el pasado 25 de agosto, que rescindía el contrato de la obra porque los trabajos estuvieron suspendidos 183 días calendario debido a la huelga del Suntracs, entre el 18 de abril y el 18 de mayo de 2018, y por la paralización que hubo en la industria de la construcción, entre marzo y agosto de este año, a causa de la pandemia.

En la nota, FCC comunicó que se acogía a la cláusula 26.3 del contrato de la Ciudad de la Salud, sobre terminación por “causa de fuerza mayor o caso fortuito”.

Dicha cláusula establece que, en caso de suspensión del trabajo por causa de fuerza mayor o caso fortuito, por un período superior a 180 días calendario, o si la suma de varios períodos de suspensión alcanza los 180 días, el contratista tendrá derecho a la resolución del contrato. Además, podrá percibir la totalidad de los costos incurridos hasta ese momento.

Culminación de obra

Enma Pinzón, presidenta de la Fundación de Artritis Reumatoide de Panamá, dijo que los pacientes que se atienden en la CSS están ansiosos de que la Ciudad de la Salud esté lista para que ayude a solventar sus necesidades de atención, sobre todo ahora que el Complejo Hospitalario Dr. Arnulfo Arias Madrid está lleno debido a la crisis sanitaria.

“Esperamos que el gobierno se asesore muy bien para que esta empresa, que pasó dinero debajo de la mesa para esa obra, no siga sacando dinero a Panamá, y que contrate una empresa seria para que termine esta obra tan esperada por los pacientes”, dijo.

La Ciudad de la Salud tiene 65% de avance. De ese total, 40% se dio entre 2012 y 2014, y el restante 25%, entre 2014 y hasta la fecha.

Se ha pagado al contratista $335.7 millones del monto pactado, y se calcula que la obra terminará costando unos $800 millones.

La última adenda de tiempo establecía que el proyecto debía ser entregado en mayo de 2021, pero no será así. Según las autoridades de a CSS, la obra requerirá fondos adicionales y más adendas de tiempo para permitir su culminación.

Edición Impresa