FORO REGIONAL

Firmas para sacar a Panamá del Parlacen

Firmas para sacar a  Panamá del Parlacen
Sede principal del Parlacen en Guatemala. Siete países forman parte de este organismo centroamericano. Archivo

La intención de los hermanos Luis Enrique y Ricardo Alberto Martinelli Linares –hijos del expresidente Ricardo Martinelli– de juramentarse como diputados suplentes del Parlamento Centroamericano (Parlacen) revive el clamor ciudadano para que se excluya a Panamá del foro.

En los últimos días, dos iniciativas se activaron en la plataforma change.org para solicitar firmas de apoyo, con el propósito de pedirle al presidente Laurentino Nito Cortizo que retire al país del Parlacen. Las dos campañas coinciden en que ese organismo “no aporta nada a Panamá”. Esperan obtener 5 mil firmas. Hasta ayer, uno de los movimientos había logrado algo más de 4 mil 600 firmas. El otro, tenía más de 2 mil 400.

El Parlacen, foro centroamericano creado en 1991, ha tenido más penas que glorias. Diversos sectores de Centroamérica lo tildan de “refugio de políticos corruptos”. De hecho, una de las iniciativas que promueve la salida de ese foro, la impulsada por el ciudadano Raúl Morales, recuerda que el Parlacen solo ha servido para que políticos panameños señalados por presuntos actos de corrupción se refugien en el foro para blindarse de la justicia.

Además, cuestiona que el país “malgaste” al menos $1.7 millones al año en la cuota que se debe pagar al Parlacen, fondos que, a su juicio, pueden servir para reforzar el sistema de salud y educación de la población actualmente golpeada por la pandemia de la Covid-19.

“Exijamos que Panamá salga del Parlacen. Empecemos a mejorar lo que no le funciona bien a nuestro país: es ya hora de eliminar uno de los tantos fueros y privilegios de los que los políticos gozan en Panamá. La inmunidad parlamentaria no debe blindar a nadie de responder sobre posibles actos de corrupción...”, señala la solicitud.

Esta no es la primera vez que ciudadanos piden que el país abandone ese organismo. El año pasado, al calor del debate sobre las reformas constitucionales, el Movimiento Conciencia Ciudadana, que dirige Cristian Ábrego, presentó ante la Asamblea Nacional una propuesta con ese propósito, pero no fue tomada en cuenta.

Uno de los capítulos más ruidosos de la relación de Panamá y el Parlacen salió a relucir en 2009, cuando el entonces presidente Ricardo Martinelli lo llamó “cueva de ladrones” y propuso retirar al país del foro. Y así sucedió.

En 2010, la entonces bancada oficialista de Cambio Democrático en la Asamblea Nacional, y su aliado del momento, el Partido Panameñista, aprobaron una ley que retiró a Panamá del foro, pero en 2012 -luego de rota la alianza entre el CD y Panmeñistas- un fallo de la Corte Suprema de Justicia revocó la decisión al resolver una demanda de inconstitucionalidad.

Al salir de la Presidencia, Martinelli se juramentó como diputado del Parlacen en Guatemala. Era el año 2014 y entonces era señalado por supuestas irregularidades durante su administración.

La historia intenta repetirse en este 2020, cuando sus hijos Ricardo Alberto y Luis Enrique, detenidos en Guatemala, piden que se les reconozca sus derechos como diputados suplentes del Parlacen.

Por lo menos 12 de los 20 diputados de la bancada panameña se opusieron luego de que Nadia De León, presidenta del foro, les pidiera juramentarlos. Los parlamentarios panameños Gilberto Succari y Cirilo Salas, vicepresidente y secretario general, respectivamente, enviaron una carta a la directiva, en la que argumentaron que no lo harían “por las particularidades especiales que tiene este caso, porque los interesados están retenidos en el país sede y porque realizar este acto amerita de una efectiva información del estatus y condición concreta de los diputados suplentes (...)”.

Edición Impresa