LEGISLATIVO

Gasto en planillas, ataques y proyectos del Ejecutivo dominaron la Asamblea Nacional

Gasto en planillas, ataques y proyectos del Ejecutivo dominaron la Asamblea Nacional
El pleno aprobó ayer seis proyectos de ley en tercer debate, entre ellos, el 131, que modifica la ley de pesca en el país. Gabriel Rodríguez

Con combativos discursos en contra de la sociedad civil y medios de comunicación, y la aprobación de seis proyectos de ley en tercer debate, la Asamblea Nacional clausuró ayer sus sesiones ordinarias.

El ciclo legislativo que concluyó ayer arrancó el pasado 1 de julio y estuvo marcado por el escándalo surgido por el millonario gasto en la opaca planilla 172, las disputas entre diputados por el presupuesto de 2021 y por los ataques a periodistas, empresarios e integrantes de la sociedad civil.

También prevaleció la apatía por los proyectos de ley para combatir la corrupción, iniciativas que se quedaron engavetadas en las comisiones.

Las quejas

Y el último de día de sesiones no fue distinto. El periodo de incidencias, tiempo que usan los diputados para hablar de los temas que quieran, incluso para acusar sin pruebas arropándose con la Constitución, fue una vez más la tribuna. Miguel Fanovich, del Movimiento Liberal Republicano Nacionalista, reaccionó ante las críticas ciudadanas por el gasto en viáticos en el sector público. “Nosotros viajamos todos los fines de semana a David y viceversa sin carro del Estado. No se recibe dieta, ni siquiera [reciben] las comisiones de la Asamblea. Y tengo entendido que el Gobierno está en contención de gastos y las dietas solo se dan en casos de urgencia”, dijo.

Culpó a “cierto sector de la Asamblea” y al “poder económico”, de estar en estos actos de “politiquería”.

No detalló quiénes forman parte de ese “cierto sector”, pero los diputados que cuestionaron y votaron en contra del presupuesto para el próximo año (por $24,192.4 millones) fueron los independientes Gabriel Silva, Juan Diego Vásquez y Edison Broce.

Acto seguido, su colega el perredista Jairo Bolota Salazar indicó que no han llevado al pleno leyes para rebajar el precio de la energía eléctrica, porque “las mismas familias de siempre” compran políticos. Mencionó los apellidos González Revilla y Motta. “Es un grupito en este país que absorbe todo y todo es para ellos (...) podemos ponerle un alto a los bancos, o ellos se regulan o los podemos regular (...)”.

En el Legislativo hay varios proyectos de ley relacionados con banca. Uno busca regular las tasas de interés.

Su copartidaria Zulay Rodríguez, fiel a su estilo, también contribuyó a la retórica contra “la clase económica”, los periodistas y la sociedad civil. Empezó con los viáticos. Dijo que no recibe $600 diarios en viáticos, pero que si hay una persona que ha señalado a los poderes económicos es ella. “Yo no le he robado a nadie”, manifestó. Expresó que hay medios como La Prensa que manejan y quiere manejar la política a través de grupos como Movin, pero que no le dan el derecho a réplica. Rodríguez recientemente presentó un proyecto de ley para regular la forma en que se da el derecho a réplica en Panamá.

Una vez más, Rodríguez tildó a la periodista Flor Mizrachi de “títere” de los poderes económicos. Mizrachi presentó una demanda ante la Corte Suprema de Justicia, luego de que Rodríguez, en uno de sus recientes discursos en la curul, atentó contra su dignidad.

Por su lado, el diputado independiente Juan Diego Vásquez expresó que la Asamblea debatió el presupuesto del Estado para 2021 sin profundizar en cómo beneficiará al país. Abogó por la presentación de proyectos que procuren el bien común y no ayudar a los políticos. Invitó a sus colegas a que en noviembre y diciembre (cuando el pleno está en receso) se pongan de acuerdo para, en enero, no presentar proyectos que beneficien al PRD o al Partido Panameñista.

Lo aprobado

En la sesión de ayer, los diputados aprobaron en tercer debate, sin mayores problemas, el proyecto de ley 131, que regula la pesca y la acuicultura en el país. Además, el proyecto de ley 83, que regula las sociedades de emprendimiento en Panamá, y el proyecto 463, que otorga beneficios para los jubilados y pensionados de la tercera y cuarta edad.

Asimismo, avalaron el proyecto 395, que en principio fue vetado parcialmente por el Órgano Ejecutivo. Esta iniciativa brinda alivio financiero a afiliados del Sistema de Ahorro y Capitalización de Pensiones de los Servidores Públicos.

También recibió el visto bueno del Legislativo el proyecto de ley 373, sobre costos del soterrado del cableado de los servicios de telecomunicaciones. Esto, luego de acoger las recomendaciones del Ejecutivo tras vetarlo parcialmente.

En los próximos días, estos proyectos deben pasar a manos del presidente de la República, Laurentino Cortizo, quien tiene que decidir si los sanciona o los veta. Cortizo también debe decidir si llama o no a sesiones extraordinarias. Todo ello en medio de un complicado momento para el país: crisis económica producto de la pandemia y el posible diálogo que convocará el Ejecutivo en la tercera semana de noviembre y en el que, según Cortizo, se discutirá el futuro de la Caja de Seguro Social, entre otros temas.

Un año después

Un par de horas después de que el presidente de la Asamblea, Marcos Castillero, clausurara la sesión, decenas de jóvenes protestaron en los predios del palacio Justo Arosemena. El motivo: el manejo de la pandemia, la crisis económica, la corrupción y la gestión del Legislativo.

La manifestación se dio un año después de que se iniciara el ciclo de protestas frente a la Asamblea, en rechazo a las reformas constitucionales que allí se debatían, tomando como base un proyecto de ley que presentó la Presidencia de la República, elaborado por el Consejo de la Concertación Nacional para el Desarrollo.

Debido al descontento ciudadano, los poderes Legislativo y Ejecutivo se vieron obligados a retirar la propuesta, con la promesa de un gran diálogo nacional, que no se ha cumplido.

Edición Impresa