NARCOTRÁFICO

Mercado de la cocaína colapsó, según la DEA

Mercado de la cocaína colapsó, según la DEA
El pasado sábado, la policía peruana incautó una tonelada y media de cocaína en el sureste de Perú, país considerado como uno de los mayores productores mundiales de cocaína. AFP

La aparición de la pandemia de la Covid-19 no solo ha afectado las actividades comerciales del ciudadano común, si no que también ha provocado el colapso de mercado de la cocaína ante las restricciones de movilidad y la caída de las actividades comerciales en general, según se desprende de un informe de la agencia estadounidense para el control de drogas (DEA, por su su siglas en inglés).

Eduardo De La Torre, fiscal de drogas.

“A Panamá, por ser un país de tránsito, están llegando cargamentos, vía marítima, algunos de los cuales han sido decomisados por las autoridades. A los narcotraficantes se les dificulta enviar la droga a Costa Rica o introducirla a los contenedores”.

El informe señala que la Covid-19, además de paralizar industrias enteras como la aviación internacional, el turismo y el entretenimiento, ha provocado un colapso sin precedentes en el mercado de la cocaína.

Destaca que desde el mes de marzo, cuando el efecto del Covid-19 se intensificó en todo el mundo, el precio de la hoja de coca, materia prima para la elaboración de la cocaína, tuvo una caída superior al 70%.

Precisa que la hoja de coca ha perdido valor, porque los narcotraficantes no logran sacar la droga de los países productores hasta los principales mercados de consumo.

Según la DEA, los carteles de la droga fueron afectados por la paralización de los vuelos internacionales y los cierres de las fronteras. Además, el aumento de los retenes de vigilancia de las fuerzas de seguridad en los distintos países han impedido a los carteles mover sus cargamentos, ya sea por vía aérea, marítima o terrestre.

La interpretación de los investigadores de Panamá

Eduardo de La Torre, de la Fiscalía Segunda Especializada en Delitos Relacionados con Drogas, confirma lo que se plantea en este informe al que tuvo acceso este medio, al señalar que en el mercado internacional los carteles enfrentan un mayor obstáculo para el trasiego de droga.

No obstante, De La Torre señaló que a Panamá, por ser un país de tránsito, están llegando cargamentos, vía marítima, algunos de los cuales han sido decomisados por las autoridades, pero que a raíz de los controles aplicados por la Covid-19 su traslado hacia la frontera con Costa Rica está siendo muy difícil. Igual, se les dificulta el método de introducir la droga en contenedores.

Precisó que este “colapso del mercado” se generó por la dificultad de colocar en los mercados tradicionales la droga, lo que generó una caída en la producción.

Dijo que los narcotraficantes también tienen dificultades para obtener los precursores químicos usados para procesar la hoja de coca, ya que la cadena global de suministros se rompió.

También explicó que en el microtráfico también se ha dado una reducción sustancial de los casos.

Detalló que en enero la fiscalía atendió 105 casos y en febrero llegaron 139, pero hasta el 16 de marzo a la fiscalía solo habían llegado 39 casos.

Hasta mayo del 2020 las autoridades antidrogas habían logrado el decomiso de 21.5 toneladas de drogas, mientras que hasta mayo de 2019 se había incautado 31.2 toneladas.

El coronavirus interrumpió las rutas del narcotráfico

Un informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito de mayo pasado señala que las medidas aplicadas por los gobiernos para frenar la pandemia de Covid-19 han provocado la interrupción de las rutas de tráfico de drogas por aire, así como una reducción drástica de transporte por tierra.

Según el documento, algunas cadenas de suministro de drogas han sido interrumpidas y los traficantes están buscando rutas alternativas, incluidas las marítimas, dependiendo de la mercancía. Las drogas sintéticas, como la metanfetamina, tienden a ser traficadas a través de los continentes por vía aérea más que otros tipos de drogas. En tanto, la mayor parte de la cocaína es traficada por mar, por lo que se continúan detectando grandes cargas en los puertos europeos durante la pandemia.

Agrega que la heroína, que suele ser traficada por tierra, podría empezar traficarse por mar, como lo demuestran las incautaciones de opiáceos en el Océano Índico.

El tráfico de cannabis, según el informe, puede no verse afectado de la misma manera que el de la heroína o la cocaína, dado que su producción a menudo tiene lugar cerca de los mercados de consumo.

Edición Impresa