La miel para lectores

La miel para lectores
La portada es el primer llamado de un libro y a ella acuden los muchos estudiantes que asisten diariamente al evento llevados por sus escuelas o padres.

El encuentro con un libro es una oportunidad de viajar a otros mundos, de mirarnos de cerca o experimentar un punto de vista diferente. Es subirse al tren de la imaginación y recorrer todas las estaciones de lo posible y lo imposible.

Para los lectores panameños, esa posibilidad se multiplica en la Feria Internacional del Libro, y con ella, la tentación constante de gastarse lo poco que se tiene para llevar nuevos compañeros a casa.

Es contagiarse de las ganas de escuchar historias o tal vez de escribir una. Es la celebración de un título publicado, del inicio de una carrera literaria o simplemente un entretenimiento cultural.

Ese placer no se discrimina por edades.

Entre quienes más disfrutan la actividad están los niños, que llevados por sus escuelas se divierten mirando libros o participando del pabellón infantil, que este año cuenta con “La casa de los monstruos”, con monstruos nacionales y extranjeros.

Actividades recreativas y cuentacuentos acercan a los más pequeños, que también tienen la opción de escuchar a los narradores del primer Encuentro Internacional de Narración Oral, que en dos momentos del día, en la mañana y en la tarde, pueden escuchar a alguno de los 13 narradores que participan en él.

Escritores noveles y famosos comparten sus experiencias en talleres, conversatorios y conferencias, que van desde la literatura pura, hasta temas de salud, nutrición y psicología.

Y la oportunidad también es propicia para que se estrechen lazos con la cultura de Guatemala, país invitado a la feria.

Edición Impresa