ATENCIÓN MÉDICA

Mortalidad de pacientes en UCI disminuye a un 30%

Mortalidad de pacientes en UCI disminuye a un  30%
Panamá es el décimo país con más casos de la enfermedad Covid-19 de América Latina, el primero es Brasil. Archivo.

Luego de seis meses de pandemia, los médicos de las unidades de cuidados intensivos de Panamá han logrado reducir a un 30% la mortalidad de pacientes con la enfermedad Covid-19 que ingresan a las unidades de cuidados intensivos (UCI).

Julio Sandoval, asesor del Ministerio de Salud (Minsa) en el tema de las UCI, aseguró que la mortalidad pasó de 50% en la etapa inicial de la pandemia, a 30%, con medidas de soporte y métodos no invasivos, al evitar intubar a los pacientes.

Datos internacionales indican que la mortalidad en las UCI es de aproximadamente el 65%.

El intensivista y presidente de la Asociación Panameña de Médicos Intensivistas sostuvo que un 50% de los casos que se presentan pueden ser asintomáticos y el otro 50% presentará síntomas. Precisó, además, que el 85% de las personas que se contagien padecerán la enfermedad como una gripe común y se podrán recuperar en 10 o 14 días sin problemas, y que un 15% requerirá de hospitalización.

Los informes estadísticos del Minsa dados a conocer ayer reportaron un acumulado de 102 mil 832 contagios de la Covid-19 en el país, y 2 mil 187 fallecimientos (14 en las últimas 24 horas), de los cuales, el 69% (584) se originó en personas en edades de entre 40 y 79 años de edad. El porcentaje de letalidad es de 2.1%.

A ’85% de los enfermos les irá bien': Sandoval

Los médicos intensivistas del país disminuyeron a un 30% la mortalidad de los pacientes con la enfermedad Covid-19 que ingresan a las unidades de cuidados intensivos (UCI), cuando la mayoría de los datos estadísticos internacionales indican que la tasa de mortalidad de estos pacientes es del 65%.

Así lo indicó Julio Sandoval, asesor del Ministerio de Salud (Minsa) en el tema de las UCI en todo el país. El especialista detalló que ese porcentaje se ha logrado porque han desarrollado un esquema fitopatogénico del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 y múltiples estrategias terapéuticas.

Añadió que el escenario clínico de los pacientes es que un 50% puede ser asintomático y el otro 50% puede padecer la enfermedad, pero, dentro de ese grupo, un 85% tiene un cuadro de recuperación sin problema y un 15% es el que requiere acudir a una sala de hospitalización o ingresar a una UCI.

Durante una actividad científica organizada por la fundación Sangre Panamá, Sandoval explicó que tienen identificado y documentado los tres estadios de esta enfermedad.

Detalló que el primer estadio es el de replicación viral, en el que está la infección precoz y el paciente presenta alguna alteración del olfato y el gusto, fiebre, tos seca y dolor de cabeza.

Mortalidad de pacientes en UCI disminuye a un  30%
Coronavirus.

“Esa primera fase de replicación viral es donde se han ensayado varios estudios con fármacos que no son antivirales, sino que tratan de modular la respuesta del organismo, pero, la verdad, ninguno ha tenido un éxito contundente”, subrayó .

Luego llega el estadio dos o fase pulmonar, que es cuando el paciente presenta falta de aire, niveles de oxígeno bajos, y radiografía, ultrasonido o tomografía de tórax que muestra comprometidos los pulmones.

El tercer estadio es el hiperinflamatorio, que se produce cuando el paciente está grave, en cuidados intensivos, bajo ventilación mecánica.

Sandoval detalló que las estrategias terapéuticas, las medidas que se utilizan con estos pacientes son realmente “heroicas”, que la cascada y el síndrome inflamatorio sistémico tienen al paciente contra la pared.

Paciente recuperado

Emilio Saturno, alergólogo e inmunólogo de niños y adultos, y uno de los primeros pacientes cuando comenzaba la pandemia, cuenta que fueron días difíciles.

Unos 18 días hospitalizados, noches eternas con sueño intermitente, y la angustia de no poder respirar son los recuerdos de Saturno, quien dice que no le desea esa situación a nadie.

Narró que los primeros síntomas le aparecieron el miércoles 14 de marzo, siete días después de un viaje que realizó por trabajo a Estados Unidos. Fueron fiebre y dolor de garganta, y pensó que era un resfriado común con alergia, pero, al segundo día, su escenario cambió: apareció la fiebre, escalofríos y comenzó la tos. Ya en el tercer día presentó dificultad para respirar, debido a la persistente tos.

“ Las sociedades científicas panameñas unificaron esfuerzos y lograron, en la medida que se fue conociendo el virus, guías de tratamiento”.

Julio Sandoval

Tras chequear su oxigenación, se dio cuenta de que estaba bajando, pero cuando respiraba hondo, se recuperaba. Fue en ese momento que dijo “esto es lo que parece ser” Covid-19, pero decidió esperar un día más para llamar al Minsa y solicitar la prueba. Cuando amaneció, su oxigenación había bajado a tal punto que no podía recuperarse.

Añadió que ninguno de los medicamentos que se automedicó, pensando que le podrían ayudar, le funcionó, y fue hospitalizado el sábado.

El médico relata que sus colegas, a diario, evaluaban qué tratamientos le suministrarían, ya que en ese momento era una patología de la que no se conocía mucho. “Y no toleraba estar sin oxígeno en un principio”, dijo.

Ambos médicos, tanto Saturno como Sandoval, coinciden en que esta pandemia aún no termina, por lo que solicitan a la población no bajar la guardia y mantener el distanciamiento físico de dos metros, uso de mascarilla, lavado de manos y no tocarse la cara, ya que son las medidas más efectivas para evitar un contagio.

Remarcan que no hay un tratamiento efectivo anti Covid-19, que solo se tienen medidas de sostén para los pacientes.

Datos de los informes epidemiológicos del Minsa hasta el pasado 14 de septiembre muestran que en el país se han registrado 102 mil 204 casos de Covid-19, de los cuales, 2 mil 173 corresponden a fallecimientos.

De ese total de decesos, mil 25 (47%) fueron personas de entre 60 y 79 años; 545 (25%), de 80 años en adelante; 470 (22%), de 40 a 59 años; 112 (5%), de 20 a 39 años; y 21 (1%), menores de 20 años. Actualmente, Panamá tiene una letalidad de 2.1%, según los reportes del Minsa.

Edición Impresa