Ocho niños quemados por juegos pirotécnicos

Ocho niños quemados por juegos pirotécnicos
Juegos pirotécnicos, un peligro para los niños y adolescentes

Los juegos pirotécnicos que se utilizan para las fiestas decembrinas, lejos de dar alegría, en algunas familias lo que causan es dolor, cuando, en vez de ser manipulados por personas adultas, lo hacen niños y adolescentes.

Una muestra de esta situación son los ocho pequeños que están hospitalizados en la Sala de Quemados del Hospital del Niño, José Renán Esquivel, porque utilizaron juegos pirotécnicos.

El último informe de este centro hospitalario da cuenta de que en esta sala hay niños que perdieron parte de uno de sus dedos por la explosión de una “bombita” o se les quemó el dorso de la mano derecha por una luz de bengala.

De hecho, la luz de bengala mantiene a un niño de 8 años de edad recluido con afectación en ambos ojos.

Ocho niños quemados por juegos pirotécnicos
Juegos pirotécnicos, un peligro para los niños y adolescentes

Los niños con quemaduras graves y severas proceden de lugares como Capira y Arraiján, de la provincia de Panamá Oeste; Las Mañanitas y La Cabima, en Panamá, y de la provincia de Darién.

La jefa de la Sala de Quemados del Hospital del Niño, Marvis Corro, detalló que las quemaduras producidas por derrame de líquidos calientes afectan a los niños más pequeños, mientras que por artefactos pirotécnicos, a niños en edad escolar y adolescentes.

Sostuvo que una quemadura causa un impacto en la persona que lo sufre y su entorno familiar y social, por lo que se requiere de la intervención de un equipo multidisciplinario de profesionales.

Actualmente, en la sala de quemados, hay 13 niños hospitalizados, de los cuales 8 son por pirotecnia y el resto por otro tipo de incidentes.

La doctora solicitó a la población panameña no permitir que los niños manipulen estos artefactos pirotécnicos.

Edición Impresa