Primer año de gobierno

‘No habrá intocables’, y las promesas rotas de Cortizo

‘No habrá intocables’, y las promesas rotas de  Cortizo
El presidente Laurentino Cortizo y su vicepresidente y ministro de la Presidencia, José Gabriel Carrizo. Archivo

Laurentino Cortizo asumió el poder el 1 de julio de 2019 con un discurso en el que se destacaron frases como “década perdida”, “no habrá intocables”, “transparencia y eficacia”, y con una lista de prioridades para los primeros seis meses. Un repaso a su gestión, empero, permite establecer que varias de esas promesas se quedaron en papel.

En la lista de temas fundamentales incluyó cambios a la Constitución, reformas a la ley de contrataciones públicas, austeridad en el gasto y el combate a la corrupción, con la premisa de que no habría “intocables”.

Aunque la Presidencia de la República presentó ante la Asamblea Nacional el proyecto de ley para reformar la Carta Magna, la iniciativa no prosperó a raíz de que se dejó todo en manos de los diputados, quienes acomodaron la iniciativa a sus intereses y provocaron un rotundo rechazo ciudadano.

Días de protestas frente al palacio legislativo, que terminaron con arrestos masivos, obligaron a Cortizo a retirar el proyecto. Después se anunció un “diálogo nacional” con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo como facilitador, pero hasta los últimos días de febrero, cuando la pandemia de la Covid-19 aún no llegaba al país, no había noticias al respecto.

“Las reformas constitucionales fracasaron. Eran la principal promesa del presidente Cortizo, pero él las dejó naufragar en la Asamblea. Tenían que ser reformas concretas y especificas”, aseguró el analista político Rubén Murgas en el programa Infoanálisis, de Omega Stereo.

Contrataciones públicas

Si bien se modificó la Ley 22 de 2006, de contrataciones públicas, especialistas en el tema opinan que la norma se quedó corta para “garantizar transparencia y reglas claras del juego”, como prometió el mandatario en su primer discurso ante la nación. El debate se centró en la capacidad de contratar de la empresas confesas por corrupción. Al final, se acordó que no podían hacer tratos con el Estado durante durante tres años.

¿Austeridad?

Tampoco se han visto resultados concretos del programa “austeridad con eficiencia” que, de acuerdo con el discurso de Cortizo, permitiría “hacer menos con más”. El gasto en la planilla estatal creció. Hasta el pasado 31 de marzo, en el aparato estatal laboraban 233 mil 218 funcionarios, entre permanentes y eventuales, con un gasto mensual de $358.4 millones, cifra que representa un aumento de 5% respecto a los $341.4 millones de marzo de 2019.

Solo en el desfile de las mil polleras, celebrado el 11 de enero en Las Tablas, (Los Santos), el gobierno gastó, al menos, $342 mil en carros alegóricos, banquetes, conjuntos típicos, flores y hasta el alquiler de polleras de lujo con maquillistas incluidos.

En la Asamblea también se ha mantenido el derroche. La planilla 172 (servicios profesionales) pasó de $813 mil en 2019 a poco más de $5 millones en marzo de 2020.

El Ejecutivo tampoco ha presentado proyectos de ley para combatir la corrupción, como lo prometió Cortizo.

Los del círculo cero

Aunque el mandatario aseguró que no habría intocables… “ni aunque sean ministros, diputados...”, mantiene en sus puestos a dos de los ministros más cuestionados por supuestas anomalías en el manejo de fondos de la pandemia: su vicepresidente, José Gabriel Carrizo, quien funge como ministro de la Presidencia; y Rafael Sabonge, ministro de Obras Públicas. Ambos funcionarios han estado en la mira ciudadanas por escándalos en contrataciones en medio de la pandemia.

Desde el Ministerio de la Presidencia, que dirige Carrizo, se gestionó la compra de ventiladores con hasta 900% de sobreprecios. La compra se canceló cuando salió a relucir el precio. Sabonge estuvo a cargo de la construcción del hospital modular para pacientes de coronavirus, obra de $6.9 millones (sin equipos médicos) que ha sido cuestionada por la poca transparencia y supuestas anomalías en la contratación. La Contraloría aún no ha refrendado el contrato entre el Ministerio de Obras Públicas y la empresa SmartBrix Centroamérica, a la que se le otorgó el contrato.

El pasado 24 de junio, Cortizo anunció cambios de gabinete en las carteras de Salud, Desarrollo Social y Vivienda y Ordenamiento Territorial. Carrizo y Sabonge siguen en sus puestos.

Maribel Jaén, de la Comisión de Justicia y Paz, opina que el Presidente no logró cumplir el tema de la transparencia. Jaén espera que en el discurso que dará mañana el mandatario, priorice las necesidades de la población históricamente olvidada.

“Tiene la oportunidad de alinear los objetivos de la nación, no en los mercados y grupos de poder económico, sino en la gente”, dijo.

El gobierno de Cortizo en los últimos cuatro meses se ha enfrentado al desafío de gobernar en medio de la mayor crisis sanitaria de la historia, situación que ha dejado daños colaterales en la economía y trastocó buena parte del programa de gobierno.

Edición Impresa