ASISTENCIA TÉCNICA

Panamá y la FAO unen fuerzas en contra dela pobreza y el hambre

Panamá  y la FAO unen fuerzas en contra  dela pobreza y el   hambre
La comarca Ngäbe Buglé será la primera beneficiada. Archivo

Al menos mil 320 familias de cuatro distritos de la comarca Ngäbe Buglé serán las primeras que se beneficiarán de un acuerdo firmado entre el Ministerio de Desarrollo Social (Mides) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), que busca impulsar la producción inclusiva en la zona indígena.

Markova Concepción, ministra de Desarrollo Social, explicó que este acuerdo permitirá ofrecer a las familias beneficiadas capacitación, asistencia técnica y acceso a insumos para que logren llevar adelante un proyecto o iniciativa que les permita mejorar la calidad de vida en su hogar.

Añadió que este acuerdo entre el Mides y FAO, así como el plan Colmena y de Hambre-0 forman parte de las actividades que lleva adelante la institución para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Por su parte, el coordinador subregional de la FAO para Mesoamérica y representante de Panamá, Adoniram Sanches Peraci, sostuvo “que este proyecto complementa los esfuerzos que realiza Panamá y las Naciones Unidas para abordar las brechas en las comunidades indígenas, focalizados en las necesidades de estos territorios y sus habitantes, con el propósito de elevar los niveles de nutrición”.

“ Este acuerdo permitirá ofrecer a las familias beneficiadas asistencia técnica para que desarrollen un proyecto que mejore su calidad de vida”.

Markova Concepción, ministra de Desarrollo Social

La iniciativa surge luego de la presentación del último informe de la FAO, que dejó en evidencia de que Panamá está estancada en la reducción de la cantidad de personas que pasan hambre.

Documentos del organismo muestran que desde 2015 hay en el país entre 385 mil y 400 mil personas que se acuestan con hambre.

En el documento titulado “El estado de la seguridad alimentaria para 2015”, el organismo planteó que en 25 años la subalimentación en el país pasó de 26.4% a 9.5%.

El informe resalta que ese 9.5% que aún padecía hambre representaba 385 mil personas, concentradas, en su mayoría, en las comarcas indígenas y áreas rurales.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL