RUTA 2019

El panameñismo mueve sus piezas

El panameñismo mueve sus piezas
El panameñismo mueve sus piezas

Poco a poco se completa el rompecabezas político del Partido Panameñista rumbo a las elecciones de 2019. Esto, luego de que el ministro de Vivienda y Desarrollo Territorial, Mario Etchelecu, presentara su renuncia al cargo.

Etchelecu declaró que una vez efectiva la renuncia, el 1 de agosto, anunciaría su decisión en cuanto a su futuro político.

Desde hace varios meses, Etchelecu ha abonado el terreno para obtener la candidatura presidencial rumbo al torneo del próximo año.

Se enfrentaría al alcalde capitalino, José Isabel Blandón, quien el pasado 3 de julio anunció que correría para el puesto en las primarias que celebrará el partido oficialista el 28 de octubre.

El diputado Luis Eduardo Quirós, quien previamente había declarado su apoyo a la candidatura de Blandón, declaró: “Mario Etchelecu es el segundo vicepresidente del partido y por tanto un dirigente de gran importancia. Su gestión como ministro ha establecido un logro sin precedentes”.

En cuanto a la aspiración de Etchelecu, dijo que es “legítima” y cuando la anuncie, “será bien recibida”.

Mientras, Blandón aseguró: “El Partido Panameñista tendrá una primaria democrática, en la que las bases son las que decidirán quién será nuestro candidato presidencial. Yo invito a mis copartidarios a evaluar trayectoria, experiencia, capacidad y, en especial, quién tiene la capacidad de sumar para ganar”.

Según fuentes de ese colectivo, al menos 10 dirigentes y diputados panameñistas respaldan al alcalde capitalino en su intención de correr como precandidato presidencial, mientras que Etchelecu contaría con el respaldo de varios diputados, así como del exministro Álvaro Alemán y el asesor del Ministerio de Salud Temístocles Díaz.

La ventana de postulaciones para las primarias panameñistas se abre el próximo 13 agosto y se cierra el 21 de ese mes.

Los funcionarios y ministros que busquen aspirar a una candidatura deberán separarse de su cargo antes de postularse.

Edición Impresa