ODEBRECHT

Los peruanos despiden a Alan García; su familia rechaza un funeral de Estado

Los peruanos despiden a Alan García; su familia rechaza un funeral de Estado
Los peruanos despiden a Alan García; su familia rechaza un funeral de Estado

Miles de peruanos despedían el jueves al expresidente Alan García en la sede del partido político que lo llevó dos veces a gobernar el país, en el segundo de los tres días de duelo nacional que decretó el Ejecutivo por su repentina muerte.

García se suicidó el miércoles de un disparo en la cabeza a los 69 años de edad cuando la Policía llegó a su casa para arrestarlo en el marco de una pesquisa por corrupción de la constructora brasileña Odebrecht, en un dramático giro en el escándalo de sobornos más grande de América Latina.

En la sede del APRA, uno de los partidos más antiguos de América Latina, simpatizantes, amigos y dirigentes de distintos sectores políticos acompañaban el féretro de García, que había llegado la noche del miércoles en un vehículo fúnebre escoltado por decenas de policías motorizados.

Muchos otros hacían fila para poder tocar el ataúd marrón cubierto con flores y la bandera peruana.

“Alan dignidad”, “Alan dignidad”, gritaron sus seguidores, muchos de ellos agitando pañuelos blancos en la sede llamada La Casa del Pueblo, inaugurada hace más de siete décadas y frecuentada por García desde la adolescencia.

A la sede política llegaron la madre del hijo menor del exmandatario, Roxanne Cheesman, y la ex primera dama Pilar Nores, quien tuvo cuatro hijos en su matrimonio con García. También estaba Carla García, la única hija que tuvo el expresidente durante un fugaz matrimonio a mediados de los 70.

El presidente Martín Vizcarra decretó hasta el viernes luto nacional por la muerte de García y ordenó izar a media asta la bandera peruana en todos los edificios públicos, incluido el Congreso, donde García fue diputado.

El Gobierno ofreció a la familia una ceremonia con honores de Estado como corresponde a un expresidente, pero esta lo rechazó y prefirió un velatorio privado.

Edición Impresa