investigación

Policía Nacional: poder, burocracia y excesos

Policía Nacional: poder, burocracia y excesos
Hasta mediados de 2020, la Policía contaba con 200 comisionados, el rango más alto en la institución. Archivo


Una investigación periodística revela las incongruencias en la fuerza pública panameña en cuanto a cantidad de agentes y presupuesto operacional.

La investigación, elaborada por Con las Manos en la Data, en colaboración con Connectas, detalla el exceso de altos mandos que hay en la Policía Nacional, la cual cuenta con más de 14 mil policías activos.

Además, detalla las profundas raíces militares que tiene la fuerza pública en Panamá, a pesar de no tener ejército desde 1989.

El deforme ADN de la Policía Nacional queda al descubierto

Una investigación periodística revela que la Policía Nacional (PN) cuenta con un excedente de oficiales en altos mandos, de hasta el 150%. La publicación, elaborada por Con Las Manos en la Data, en colaboración con Connectas, desglosa y analiza el poder que tienen los cuerpos de seguridad locales.

Hasta mediados de 2020, la PN tenía 200 comisionados y 185 subcomisionados. Según un estudio que encargó la propia institución, el número ideal de estos funcionarios debe ser de 52. La investigación revela que la “pirámide invertida” de la estructura policial tiene que ver con la discrecionalidad en los nombramientos y en la politización de las entidades de seguridad.

En total, son más de 26 mil agentes, desde cadetes hasta comisionados. Panamá, pese a no tener ejército, es uno de los países del mundo con más policías por habitantes: 648 por cada 100 mil habitantes. Este elevado número no se traduce en más seguridad, pues el 2020 cerró con 491 homicidios en todo el país.

En cuanto a la formación de los altos mandos policiales, la investigación revela que quienes comandan actualmente la PN cuentan con un pronunciado entrenamiento militar y, en muchos casos, están ligados a las extintas Fuerzas de Defensa.

Además, muchos son entrenados en academias militares extranjeras. Incluso, funcionarios entrevistados confirman que actualmente en la PN manda un grupo de funcionarios que estudiaron en Venezuela.

La investigación, que también fue publicada en su totalidad en la versión digital de La Prensa, revela que el Fondo de Intercambio del Servicio para el Cumplimiento de Objetivo Institucionales (Fiscoi), una agencia dependiente de la PN, opera como una empresa de seguridad privada.

Según un documento que revela la investigación periodística, la Policía obtuvo $63.4 millones, solo por el servicio de seguridad privada. La instancia permite que los agentes hagan trabajos de seguridad privada durante su tiempo de descanso.

Las unidades son contratadas para negocios privados, camiones de reparto, eventos, conciertos y ferias. La PN cobra $40 diarios por agente, de los cuales, $11 entran al fondo y $29 son pagados al policía que laboró el día.

Los fondos que maneja el Fiscoi no cuentan con una férrea fiscalización, pues la Policía no publica un informe detallado de estos ingresos.

Durante la prestación de estos servicios privados, los agentes utilizan uniformes, vehículos y armas de la institución. Expertos y analistas creen que están frente a posibles casos de casos conflictos de interés.

Además, entre los requisitos para llevar a cabo ferias, conciertos y otros eventos con autorización municipal, está la contratación de los servicios del Fiscoi.

Lea: La policía de Panamá: un Frankenstein uniformado