CRISIS POLÍTICA

El pueblo aporta más muertos en Nicaragua

El pueblo aporta más muertos en Nicaragua
El pueblo aporta más muertos en Nicaragua

En Nicaragua cada día que pasa la tierra se abre para cobijar en ella la última morada de quienes caen abatidos por la represión de la dictadura de Daniel Ortega.

Dentro de modestos ataúdes, en su mayoría de cartón comprimido color mate, arropados con la bandera de franjas azul y blanco, jóvenes y adultos han engrosado una cifra que en 100 días de revuelta popular ya llega a 448, según la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (Anpdh).

Los fallecidos están contabilizados desde el pasado 19 de abril hasta este miércoles 25 de julio.

“De los 448 muertos, 399 están debidamente identificados y los otros 49 aún no... pero hay pruebas como fotos, noticias y otros soportes”, informó Álvaro Leiva, director ejecutivo de la Anpdh.

Esta semana la Comisión Interamericana de Derechos Humanos cifró la cantidad de muertos en 295 personas

Ortega en todo momento ha negado cualquier responsabilidad en estos decesos, alegando que todo es producto de “terroristas” que buscan un golpe de Estado para defenestrar a su gobierno.

Además de los muertos a causa de la inestabilidad política que vive esa nación centroamericana, en los tres meses de protestas 137 personas ha sido acusadas y procesadas por “terrorismo, crimen organizado, incendio y asesinatos”.

La mayoría de los acusados son estudiantes y seis de ellos adolescentes, de acuerdo con el diario nicaragüense La Prensa.

Este dato, según el periódico, es confirmado por la Comisión Permanente de Derechos Humanos, que presta el servicio de defensa gratuita a los pobladores manifestantes, como una forma de defensa de los derechos humanos, y abogados penalistas independientes que ejercen defensas.

Apoyo cubano

Ayer, el líder cubano Raúl Castro denunció que Estados Unidos “estrecha el cerco” sobre Cuba, Venezuela y Nicaragua, por lo que llamó a estar preparados para “responder a cada desafío”.

Para nosotros, al igual que para Venezuela y Nicaragua, está claro que se estrecha el cerco y tenemos que estar preparados para hacerle frente con fe inquebrantable en la victoria, reseñó Granma, el órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

Mientras que Castro reiteró la solidaridad con Venezuela y Nicaragua, en este último país la represión continúa, obligando a las familias a sacar de su escaso pecunio unos 85 dólares para pagar el ataúd más barato.

Edición Impresa