PINCHAZOS

Los punzantes relatos de los testigos del juicio

Los punzantes relatos de los testigos del juicio
El expresidente Martinelli (2009-2014) ayer, cuando llegaba a la audiencia.

Dos exfuncionarios del Consejo de Seguridad Nacional (CSN) testificaron ayer en el juicio que se le sigue al expresidente Ricardo Martinelli por los pinchazos.

+info

Un perito en asuntos contables, el primer testigo de MartinelliTestigo se retracta en audiencia por pinchazos; juez pedirá investigación

El primero en intervenir fue Jaime Agrazal, quien laboró en la División de Inteligencia del CSN. Agrazal, del grupo de testigos de la defensa del exmandatario de la República, negó haberle dado seguimiento a personas y añadió que desconocía que se estuvieran haciendo escuchas.

También contó que fue presionado por el exsecretario del CSN Rolando López, y por el comisionado Jacinto Gómez, para que declarara que era parte de un equipo que le daba seguimiento a empresarios y políticos del país, a cambio de ayudarlo en un proceso judicial por delitos relacionados con drogas, en el que tiempo después fue condenad a 64 meses de prisión.

Declaró ante el tribunal de juicio que en 2015, cuando dio una declaración jurada en la Fiscalía Auxiliar por el caso que se le seguía a Alejando Garuz y Gustavo Pérez, exsecretarios del CSN, y a Rony Rodríguez y William Pittí, exagentes de esa misma entidad, por el caso de las escuchas, no se le leyeron sus derechos ni estaba representado o asistido por un abogado.

Otra versión

El fiscal Aurelio Vásquez, de la Fiscalía contra la Delincuencia Organizada, se encargó de contrainterrogarlo. Cuando le preguntó si le hacía seguimiento a la dirigente magisterial Yadira Pino, aseguró que no lo recordaba.

Pero cuando Vásquez le mostró la declaración que dio en la fiscalía, cambió la versión: dijo que sí le daban seguimiento a Pino, al igual que al periodista Álvaro Alvarado, al empresario I. Roberto Eisenmann, a la ambientalista Raisa Banfield y a los dirigentes del Partido Revolucionario Democrático Balbina Herrera, Mitchel Doens y Francisco Pachi Sánchez Cárdenas.

En la tarde, la testigo que presentaron los abogados de Martinelli fue Betzaida Quintero, también exagente del Consejo de Seguridad.

Se retractó de su declaración jurada ante la Fiscalía Auxiliar y las vertidas en una entrevista con el magistrado de la Corte Suprema de Justicia Harry Díaz, quien fungió como fiscal del caso cuando el proceso estaba en la Corte.

En ese momento contó que Martinelli, como presidente de la República, ordenó retirar las tarjetas que daban acceso al edificio 150 del Consejo, donde supuestamente se hacían las escuchas. Reconoció que ella y el resto del personal no tenían acceso a las tarjetas. Declaró que, una vez finalizó el gobierno de Martinelli, empezaron las presiones, entrevistas y torturas psicológicas de parte de los nuevos funcionarios del CSN para saber cómo se hacían las supuestas escuchas. Fue allí cuando lloró en la sala del juicio.

Contó que durante tres meses estuvo sola en un edificio donde solo había un sillón. El horario, dijo, era de 8:00 a.m. a 5:00 p.m.

Agregó que en una ocasión Jacinto Gómez le manifestó que querían información para “hundir” a Martinelli y que Rodríguez y Pittí quedarían presos.

El juicio se retoma hoy a las 9:30 a.m.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL