VíA TRANSíSTMICA

Una ruta deteriorada y peligrosa

Una ruta deteriorada y peligrosa
Una ruta deteriorada y peligrosa

Una verdadera odisea viven los conductores de vehículos particulares, buses y taxis que transitan a diario por la Transístmica, especialmente entre Plaza Ágora y San Isidro, ya que la vía está repleta de baches de diferentes tamaños, la capa asfáltica se encuentra deteriorada e incluso hay que tener cuidado con los muros ‘jersey’ colocados para protección, pues algunos de estos obstaculizan el paso y obligan a los conductores a efectuar peligrosas maniobras, como se aprecia en la foto.

El Ministerio de Obras Públicas, por intermedio de la constructora Meco, S.A., comenzó la rehabilitación de los 10 kilómetros de este tramo en enero pasado, a un costo de $87. 5 millones, pero los trabajos están paralizados desde hace 21 días por la huelga obrera.

Edición Impresa