Tal Cual

CAIGA QUIEN CAIGA. Carla García, actual gobernadora de la provincia de Panamá, reapareció rodeada de “amigos” en el Concejo de San Miguelito, para hablar de la vacunación. Custodiada por su copartidario el viceministro de Comercio y cacique político de San Miguelito, Omar Montilla, y el ministro de Ambiente, Milciades Concepción, no pudo evitar dar explicaciones sobre las acusaciones de abusos en albergues, algunos de ellos mientras ella era subdirectora de la Senniaf. A ver si el Ministerio Público hace lo propio y también le pregunta.

PLATAL. La ministra del Mides, María Inés Castillo, acudió a la Asamblea, pero no para responder por los abusos a menores bajo protección del Estado, sino para pedir plata: nada menos que el traslado de $81 millones para atender la entrega de Panamá Solidario a 810 mil afectados por la pandemia, en enero. Después de lo ocurrido en los albergues, poca gente se atrevería a confiarle a la ministra el cuidado de lo que sea, mucho menos el de una partida millonaria. En la Asamblea, en cambio, la incapacidad parece un requisito previo para todo.

¿AHORRO? Edison Broce propuso rebajar de $20 mil a $15 mil el monto que recibe cada diputado para contratar personal. Broce calculó que este ajuste permitiría un ahorro de $4.2 millones al año. Imaginen todo lo que se podría economizar si esa medida es extensiva a las planillas secretas, remodelaciones, alimentos, flotas y otras prebendas. Pero mejor no hacerse ilusiones: si la Asamblea no aprobó aplicar un descuento directo en el Ejecutivo –propuesto por el propio Cortizo–, se puede anticipar desde ya que a Broce nadie le hará caso.

REGRESO. Finalmente, Judy Meana ocupó su oficina en la Alcaldía de Panamá. En todo este culebrón, el presidente del Molirena, Pancho Alemán, no apoyó públicamente a Meana, quien –hasta donde sabemos– pertenece a ese colectivo. Los únicos que han salido en su defensa son Tito Rodríguez y Miguel Fanovich. Raro, raro…

Edición Impresa