TAL CUAL

LOCURA. El proyecto de ley de la revocatoria de mandato ha sacado unos pensamientos de película de la boca de los tránsfugas. Manuel Cohen dijo sentirse incómodo con quienes lo llaman así, porque, según él, solo eligió estar donde se siente cómodo... Por su parte, Tito Rodríguez dijo que se debe acabar la saltadera de partidos. ¿Quién los entiende?

DISPARO. Luis Eduardo Camacho arremetió ayer contra Mariano Mena por decir que la Iglesia debe decidir si va a seguir dejándose usar por el gobierno para mediar en escándalos. Dijo que Mena está con la oposición y que “no entiende” que la Iglesia promueve la paz entre las personas. Sí, la paz que el gobierno le ha arrebatado al país. Y de eso, los que a estas alturas no han entendido nada son otros.

OBVIO. En otro escenario, Camacho también se jactó de que a ninguno de los aspirantes de CD se les ve hacer campaña porque el trabajo habla solo. Claro, ¿qué mejor manera de hacer campaña que con las obras y programas que pagamos todos?

SIMILITUD. Una foto del Presidente uruguayo con su esposa, tomando café de lo más relax –en camisa arremangada y zapatillas–, ha recorrido el mundo por la sencillez del mandatario. Nada que ver con Martinelli... sus camisas serían de marca Columbia y con bordaditos personalizados.

Edición Impresa