TAL CUAL

RISUEÑO. El que no se despegó ayer de la tarima ni para bajar a saludar fue Gustavo Pérez. Ahí estaba haciendo patria, sonriente cual debutante. Como si bajo su administración en la Policía Nacional no hubiera cocinado lo que hoy ampara a los policías de hacer lo que les plazca. San Carlos... ¿le suena?

PATRIOTISMO. Para la paz mental de los conductores, el banner gigante de José Luis Fábrega cargando un tanque de gas, cual Simba, fue reemplazado por uno más grande de Shakira promocionando una pasta de dientes. No sabemos quién lo habrá cambiado, pero felicidades, eso sí es hacer patria.

BURDO. El abanderado del desfile de ayer fue el presentador Iván Donoso, que trabaja en NexTV, canal del Presidente, y cuya esposa es candidata a diputada por... adivinó a la primera: Cambio Democrático. A estas alturas ya ni se toman la molestia en disimular.

DESBOCADO. El señor Presidente, que ayer hasta salomaba desde el balcón presidencial para dejarse saludar por los que marchaban, dijo que para la ejecución de la décima provincia solo se necesitan tres reales y que, pese a todo, él apoya fiel y ciegamente a la Policía porque “protegen la vida y honra de todos los ciudadanos”. Ni en los días feriados deja de sorprender. Denos un break, por favor.

QUÍTATE TÚ. Parece que Arturo González Baso, a quien Ricardo Martinelli nombró como reemplazo en la Lotería Nacional de Beneficencia después de que este le echara decenas de flores, no rechazó el cargo de director porque iba a correr como candidato. Dicen que fue la gente de CD la que le serruchó el piso y que, no quedándole de otra, decidió correr, que era su plan B. Interesante...

Edición Impresa