TAL CUAL

¿HASTA CUÁNDO? Lorena Castillo celebró la Navidad con su grupo de amigas… en la Presidencia de la República. Copas en mano, se tomaron fotos en varias áreas. ¿Qué va a decir ahora, que las fotos se filtraron? ¿Que quiso llevar a sus amigas del campo a conocer la Presidencia, como dijo inicialmente Aguilera, cuando el 19 de diciembre de 2014 llevó a sus pasieros de la escuela a tomar tragos a la Presidencia, y al Presidente no le quedó de otra que salir a lavar cara, diciendo que daba la orden de suspender ese tipo de actividades? ¿Será que las órdenes son para los demás y no para ella? ¿Qué parte de que a ellos los eligieron para hacer las cosas bien no han entendido?

A CONTINUACIÓN. Una listita de regalos navideños para los políticos del patio.Para Varela, un motorcito fuera de borda. Y un acelerador.Para Martín Torrijos, mmmm…Para Jorge Alberto Rosas, un Red Bull.Para Gerardo Solís, Afrin.Para Lorena de Varela, un curso de redes sociales.Para Gerald Cumberbatch, una bicicleta.Para Martín Torrijos, estoy pensando.Para Navarro, el CD de Roberto Carlos…“yo quiero tener un millón de amigos”. Para compartir con Martinelli.Para el Toro, un libro de historia y un espejo.Para Mireya Moscoso, mmm…¿con qué cremita se ablandan las caras bien, bien, bien duras?Para Alma Cortés, mismo regalito.Para Marta Linares, un millón de velas para las vigilias y el documental Centavos de la dignidad.Para Camacho, Cofal para el pechito.Para Marylín Vallarino, un Big Mac.Para Gaby Btesh, una rosca de huevo.Para Popi Varela, una banda presidencial.Para Sidney Sittón, un caballo con bozal.Para Nicolás Corcione, ah, no, mejor él no. Ya Varela se encargó de este regalo.Para Pepito -el travieso- Suárez, una cara de yo sí fui.Para las diputadas revoltosas, Tafil y cápsulas de cordura.Para Rómulo Roux, la película Los gritos del silencio.Para Ayú Prado, un billete a la Luna… sin retorno.Para Martinelli, un decreto de amnistía (ay, me adelanté. Esto era para el día de los inocentes).Y se me olvidaba Martín Torrijos. Pero, qué va, no se me ocurrió nada. ¡Ayúdenme!

Edición Impresa