LíDER DE LA REVOLUCIóN CUBANA

El último viaje de Fidel Castro

El último viaje de Fidel Castro
Vitoreada a su paso por las calles de La Habana, la urna que contiene los restos mortales del exlíder cubano inició su viaje de cinco días hacia Santiago de Cuba, dond

La mañana en la que despidió a Fidel para siempre, La Habana amaneció fría, nostálgica y solemne. La madrugada triste abrigó a miles de almas que se congregaron cerca de la Plaza de la Revolución, desde donde partieron las cenizas de Fidel Castro, el viejo barbudo que rigió sus destinos durante casi 50 años.

+info

...Y La Habana le dijo adiós

El cordón humano se extendía por la avenida Paseo y por el Malecón. Esperaban, pacientemente, al carro militar que transportaba la urna con las cenizas de su líder. Iban con banderas, vestidos de rojo, vestidos de blanco, con pancartas. Le dijeron adiós primero en silencio, después con aplausos y al final con consignas rebeldes. “Yo soy Fidel, yo soy Fidel”, “Viva Fidel”, “Comandante en jefe”: gritaba una mujer. “Por siempre”, le respondía la multitud. “Fidel, descuida, el pueblo no te olvida”.

El pueblo vio partir a la denominada “caravana de la libertad”, cerca de las 7:20 a.m. La urna, arropada con la bandera cubana y flores blancas, era transportada en un jeep verde oliva que a su vez era escoltado por vehículos que llevaban a la cúpula militar de la isla y a los líderes del Partido Comunista.

Antes de que la caravana partiera rumbo a Santiago, a mil kilómetros de distancia al este del país, la gente hablaba de la Cuba nostálgica de los últimos días.

Recordaban la noche del martes, cuando en un acto de masas el pueblo y líderes del mundo aclamaron en la Plaza de la Revolución la figura del comandante muerto. “¿Será que hoy están aquí algunos de los presidentes de anoche”?, le preguntó una mujer a los que estaban a su lado.

Un hombre de gafas y una gorra que decía Cuba, le contestó: “Tal vez, Maduro, Evo y Correa. Los demás no creo”. Otro se unió a la conversación para decir: “Aquí no vimos ni a Dilma [Rousseff], ni a Lula [Da Silva]. A Cristina [Kirchner] la vi en la televisión muy triste por la muerte de Fidel”. Entonces, un hombre de unos 40 años le contestó: “Dilma y Lula van para Santiago el domingo”.

HISTORIA REVIVIDA

La revolución cubana se tomó La Habana el 1 de enero de 1959. Ese mismo día, Castro entró victorioso a la ciudad de Santiago. Los barbudos habían logrado su objetivo. El líder entonces inició la llamada caravana de la libertad rumbo a la capital cubana, a la que llegó casi una semana después.

Y si hay algo por lo que se ha caracterizado el periodo de Castro ha sido por la simbología. La propia muerte de su líder está llena de significado: murió el 25 de noviembre pasado, exactamente 60 años después de zarpar desde México acompañado por 81 otros guerrilleros.

Raúl, hermano de Fidel y líder actual del régimen, decidió revivir el recorrido histórico para despedir a quien muchos consideraban como un dictador. Otros, como un héroe.

Partieron ayer rumbo a Matanzas y seguirán después por Cárdenas, Cienfuegos, Santa Clara, Sancti Spíritus, Camagüey, Las Tunas, Holguín, Bayamo. Y por fin, Santiago. Allí serán depositadas el domingo 4 de diciembre las cenizas de Fidel Castro en el cementerio de Santa Ifigenia, donde también están los restos de José Martí, héroe de la independencia cubana. Al día siguiente, comienza una nueva era: la de la Cuba sin Fidel.

Edición Impresa