Viajeros, presos por ‘falsos positivos’ en Tocumen

Viajeros, presos por ‘falsos positivos’ en Tocumen

Numerosos turistas y viajeros locales que dieron positivo en la prueba rápida de Covid-19 a su llegada a las terminales del Aeropuerto Internacional de Tocumen (Aitsa) –aunque luego han resultado en “falsos positivos”– narran las inhumanas condiciones en las que fueron confinados por el Ministerio de Salud (Minsa) en los llamados hoteles-hospitales.

Las quejas van desde compartir la habitación con otro presunto contagiado del virus, hasta la carencia de artículos básicos de aseo: toallas, papel higiénico, jabón de baño y tocador. Si encuentran sábanas, tienen suerte, aunque la mayoría son viejas, incluso, algunos han reparado en que estas llevan escrita la palabra “descarte”.

Viajeros, presos por ‘falsos positivos’ en Tocumen
Viajeros, presos por ‘falsos positivos’ en Tocumen

Además de estas penurias, protestan por las condiciones en las que son aislados. “Si eres panameño, un familiar o una amistad puede dejarte las cosas en el hotel, pero si eres extranjero, ¿a quién recurres?”, se quejó un viajero proveniente de Estados Unidos, entrevistado por La Prensa, quien dijo haber pasado varios días confinado en uno de estos hoteles sin poder bañarse.

Varios entrevistados usaron la palabra “cárcel” para describir los hoteles-hospitales donde pasaron una o dos semanas de confinamiento. Su calvario comenzó cuando se les practicó la prueba de antígeno inmunológico al arribar al aeropuerto y no poder presentar los resultados de una prueba de hisopado (PCR) o antígeno del país de procedencia, vigente por 48 horas previas a su llegada a Panamá.

Las pruebas son aplicadas, según Aitsa, por laboratorios contratados de forma directa, como Clinilab Panamá, Medimed [sic]y Lasso, todos de reciente creación y desconocidos en el sector. Aitsa mantiene otra concesión directa con el mismo fin con el consorcio Pty Covid Free, liderado por Jers Medical Panama, Inc. sociedad a la que residentes y extrajeron le pagaban por las pruebas $50 cada una. Sus socios en el consorcio son Minimed Corp., VMA Laboratorios, S.A., HMG Investment, Corp., Ayac Laboratorios Panamá, S.A. y Phoenix Farmacéutica Panamá, S.A.

Cuando los viajeros llegan al hotel asignado por el Minsa son recibidos por un médico. “Nos toman la temperatura y utilizan un oxímetro, sin limpiarlo, para los siete viajeros que meten en un pequeño busito sin mayor protección. Luego te indican que no puedes utilizar cualquier ascensor, sólo el que dice pacientes Covid-19”, relató uno de los extranjeros entrevistados por este medio.

Algunos coincidieron en que es evidente la mala organización, ya que, tras asignarles una habitación, al llegar encontraban que ya estaba ocupada.

‘No quiero volver nunca’

Manuel, extranjero de 52 años de edad, se quejó de que su único “crimen” fue llegar sin los resultados de un hisopado al aeropuerto. “Lo estoy pagando caro. No tengo síntomas de nada, pero aquí dicen que tengo Covid-19. No nos permiten ni salir al pasillo o hablar con otra persona. Estamos presos en el extranjero”.

En el aeropuerto, pidió una segunda prueba –que estaba dispuesto a pagar–, pero no lo permitieron. “Ni me dejaron tocar [el resultado de] la prueba en la que supuestamente salía positivo”, dijo. Al llegar al hotel, insistió en que le hicieran otra prueba allí o en un laboratorio privado –recomendado por la embajada de su país en Panamá–, pero se lo negaron, por disposición del Decreto Ejecutivo No.1089, de 23 de septiembre de 2020, sobre medidas sanitarias para nacionales, residentes y extranjeros que ingresen al país.

“Quería conocer el Canal, el archipiélago de Las Perlas y tomar el sol en algunas de sus playas. Pero ahora estoy aquí, encerrado y compartiendo espacio con un extraño. No tengo ni estornudos. La verdad es que me quiero ir para nunca más volver”, narró, decepcionado.

La misma vivencia la cuentan panameños que retornaron al país sin presentar síntomas de contagio. “Esto es como la cárcel. No puedes salir; la comida te la dejan en una silla, afuera de la habitación y te avisan para que la busques, tocando la puerta. Al salir –con mascarilla– sólo te toman la temperatura. Y nada más”.

Al tormento de los pacientes se le sumaba otro elemento: la falta de limpieza de las habitaciones. Los entrevistados aseguraron que el personal de aseo usa guantes, mascarillas, batas y cubrezapatos, “pero no se los cambian entre cuartos. Es decir, la contaminación se puede cruzar, ya que no limpian a profundidad”, narró el entrevistado.

“Como no tengo quien me traiga nada al hotel, porque soy extranjero, he tenido que usar cartuchos en los pies para bañarme, ya que el hongo está pegado en el piso. Eso es una cochinada. Pedí al personal de limpieza que colocara algo para quitarlo, pero me dijeron que es difícil”, relató otros turista (ver foto).

Además, cuando limpian la habitación, “es un momento muy incómodo: estás atrapado [sin poder salir], no tienes a dónde ir y ni te atrevas a asomarte al pasillo o sentarte en la silla que está afuera de la habitación, porque te amenazan las enfermeras de que avisarán para que se te multe”.

Viajeros, presos por ‘falsos positivos’ en Tocumen
Extranjeros prefirieron usar cartuchos en los pies para poder bañarse, ya que los pisos presentaban hongos. Cortesía

Riesgos

Las penurias no se acaban con la falta de aseo. Los entrevistados indicaron que en el hotel no se les entrega medicamento alguno ni se les hacen exámenes físicos o de sangre para vigilar su estado de salud tras dar positivo de Covid-19. “El único examen que nos realizan es una llamada todas las mañanas para saber cómo amanecí y luego, cuando te llevan el desayuno, toman la temperatura. De ahí, no sabes de ellos hasta el día siguiente”.

“Fui privado de libertad sin ningún tipo de asistencia médica”, se quejó un nacional que logró salir pocos días después de su ingreso al hotel-hospital, tras liberar al Minsa de cualquier responsabilidad. Al salir, se sometió a pruebas serológicas y la PCR. “Todo salió negativo. Nadie sabe el sufrimiento que pasa una persona dentro del hotel. Vives con temor, porque no sabes si tienes coronavirus o tu compañero de cuarto te va a contagiar”.

Médicos consultados por este medio advirtieron de que se “está poniendo en riesgo la vida” de los pacientes, porque no se les estaría brindando el tratamiento que requieren cuando se detecta el virus. Hay que tener mucho cuidado –añadió– pues, si no se toma una muestra correcta o no se hace una manipulación adecuada, los riesgos de contaminación son altos en el hisopado de antígeno inmunológico rápido, arrojando “falsos positivos”.

Y, precisamente, es lo que cuenta uno de los “pacientes”. En respuesta a si en el hotel recibió algún tratamiento médico, indicó que no. “Es preocupante que la prueba sea inconsistente, porque está en riesgo la seguridad de la persona”, alertó. A los pocos días, tras salir del hotel-hospital, se practicó una prueba de Covid-19 en un laboratorio privado. Resultado: negativo.

Otro pasajero, residente en el país, narró a La Prensa que al llegar al aeropuerto reportó que tenía fiebre y dolor de garganta. “No traía una prueba, así que pagué los 50 dólares a Jers Medical Panama, Inc. Luego, un laboratorio en el aeropuerto me hizo la prueba. Yo estaba esperando junto a otros pasajeros. Había mucha gente. Al tiempo, me dijeron que tenía coronavirus, [pero] sin entregarme [los resultados de] la prueba”.

¿Se le proporcionó medicamentos o asistencia médica especial en el aeropuerto? “No, para nada. Sólo me dieron agua”, respondió. ¿Y cuando llegó al hotel? “Se me tomó la temperatura y ya no tenía fiebre. También se nos colocó un oxímetro a todos y estaba bien. Me llamó la atención que yo tenía dolor de garganta y me estaban colocando con un extranjero en la misma habitación, y él no tenía síntomas”, recuerda este residente.

¿Cómo hizo con los medicamentos? “En el hotel me dijeron que cualquier medicina la tenía que comprar yo, porque ellos no te entregan nada. Así que pedí a un familiar que me comprara [medicinas] para la fiebre, por si volvía a darme, y para el dolor de garganta. Así que me recuperé rápido”, aseguró.

Recordó que en el hotel se les entrega una nota en la que se advierte que las encomiendas que reciban serían revisadas por el Minsa.

Defensa

Ayer, a través de un comunicado, el Aeropuerto de Tocumen defendió la contratación directa de los laboratorios que operan en esa terminal aérea. “Debido al corto tiempo entre la emisión de dicho decreto y la fecha donde se obliga a realizar las pruebas, nos vimos en la necesidad de otorgar en concesión temporal el servicio para realizar pruebas Covid-19”, resalta la nota.″

La Prensa consultó a un médico, quien advirtió que, al momento de aplicar una prueba para análisis, se debe tener en cuenta la procedencia del pasajero, ya que el cuerpo puede presentar síntomas que no son, precisamente, de coronavirus.

Hay dos tipos de hisopados –añadió–: el de antígeno, que es el rápido, que practican en el aeropuerto, y la prueba PCR, para obtener un resultado molecular que demora varias horas, pero que es más exacta. “Las pruebas tienen un valor predictivo, es decir, [existe ] la probabilidad de un falso positivo o de un falso negativo”, resaltó.

“El riesgo que veo en el aeropuerto es de contaminación cruzada al manipularse la prueba en un laboratorio improvisado, donde las partículas virales pueden estar ahí. He tenido varios reportes de mis pacientes de muchas irregularidades”, afirmó.

Por otro lado, panameños y residentes que han demostrado no tener o que no tuvieron el virus, están con el estrés de ser detenidos en la calle, ya que sus nombres fueron ingresados al pele police y pueden ser multados con $50 mil o $100 mil o hasta con cárcel por aparecer en la lista de “positivos de Covid-19”.

Edición Impresa