NATURALEZA

Aguas contaminadas son legado perdurable

Aguas contaminadas son legado perdurable
Aguas contaminadas son legado perdurable

Cada día, millones de litros de agua contaminada con arsénico, plomo y otros metales tóxicos fluyen de minas abandonadas en Estados Unidos a los lagos y ríos circundantes, sin ser tratados.

El torrente envenena la vida acuática y contamina el agua potable en Montana, California, Colorado, Oklahoma y al menos cinco estados más. Empresas que excavaban en busca de plata, plomo, oro y otros minerales podían abandonarlas cuando dejaban de ser rentables, dejando el agua que aún se filtra de las minas o es tratada con fondos de los contribuyentes.

A partir de pedidos de archivos públicos y a investigadores independientes, la AP examinó 43 sitios de minería bajo supervisión federal, algunos de los cuales contienen decenas o incluso cientos de minas individuales.

Los archivos revelan que un promedio de 189 millones de litros (50 millones de galones) de agua contaminada se filtran diariamente de los sitios. En muchos casos, fluye sin ser tratada a aguas subterráneas, ríos y lagunas: una dosis diaria de 76 millones de litros (20 millones de galones) de contaminación que llenaría más de 2,000 camiones cisterna.

El resto de los desechos es retenido o tratado a un costo elevado, un esfuerzo que deberá continuar por tiempo indeterminado, acaso miles de años.

Estos volúmenes superan de lejos el del desastre de la mina Gold King de Colorado en 2015.

Edición Impresa