FESTIVAL

Alejandro Amenábar y su visión de la guerra civil española

Alejandro Amenábar y su visión de la guerra civil española
Alejandro Amenábar y su visión de la guerra civil española

El director hispano-chileno Alejandro Amenábar entró en liza ayer en el Festival de Cine de San Sebastián, con su nuevo filme “Mientras dure la guerra“, un inteligente y matizado relato en torno al inicio del conflicto que asoló España entre 1936 y 1939.

La película de Amenábar, oscarizado por Mar adentro (2004) y merecedor de nueve premios Goya, fue uno de los platos fuertes de esta segunda jornada del Festival, en la que el director greco-francés Costa-Gavras recibió el premio honorífico Donostia en reconocimiento a su carrera.

Mientras dure la guerra, en competición oficial, supone la apuesta de Amenábar por una de las grandes obsesiones recientes del cine y la literatura española: la Guerra Civil.

Un filme ambientado en la Salamanca de los primeros meses de la contienda y centrado en el desgarro interior del filósofo Miguel de Unamuno (Karra Elejalde), resentido por los errores de la Segunda República (1931-1936) y desconcertado ante el golpe militar que elevaría al poder al general Francisco Franco.

“Nosotros crecimos en plena Transición [a la democracia], y lo que más me sorprendió” es que “no sabía nada, todo me ha pillado de nuevas“, contó a la prensa el director hispano-chileno, nacido en 1972 y coguionista junto con el cubano Alejandro Hernández.

“Toda nuestra generación ha pasado por la guerra civil de puntillas”, advirtió Amenábar, quien investigó en abundancia y defendió la actualidad del filme: “Estamos viendo que los extremos vuelven, y posturas que a mí personalmente me inquietan bastante.”

El elenco lo completa un histriónico e hilarante Eduard Fernández.

El actor de Todos lo saben, El hombre de las mil caras o Perfectos desconocidos encarna a Millán-Astray, el fundador de la Legión y sulfuroso simpatizante de Franco, interpretado a su vez por un Santi Prego que trabajó durante seis meses la aflautada voz del dictador.

“En la voz estaba la máscara del personaje; a partir de ahí “todo fue jugar“, explicó Prego.

A la competición oficial se suma el primer largometraje del mexicano David Zonana, Mano de obra, la historia de una venganza ejecutada por un trabajador de la construcción en Ciudad de México.

La otra película que entró ayer en esta sección oficial, de un total de 16, es Próxima, protagonizada por la francesa Eva Green en el papel de una astronauta que prepara una salida al Espacio y debe antes bregar con la separación de su hija pequeña, una trama que promete ser interesante

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL