TECNOLOGÍA

Ancianos combaten la depresión con realidad virtual

Ancianos combaten la depresión con realidad virtual
Ancianos combaten la depresión con realidad virtual

A sus 78 años, Nidia Silva nunca nadó entre delfines. Hasta que una oenegé de Miami, Estados Unidos, le coloca un casco de realidad virtual para que cumpla uno de sus sueños, como parte de un tratamiento experimental contra la depresión y el aislamiento en la vejez.

“Vives un mundo que no conoces, pero que es muy lindo y muy importante para mí conocer”, cuenta Silva después de quitarse el casco de realidad virtual (RV).

Está en el Parque Dominó, una plaza en el barrio Pequeña Habana donde los cubanos -especialmente los de la tercera edad- se reúnen a diario para jugar a su juego favorito, el dominó.

“Estoy muy emocionada”, dice, convencida de haber visto el mar de Cuba, de donde emigró hace 19 años.

La francesa Alexandra Ivanovitch ofrece una demostración de la experiencia de RV a los jubilados cubanos, transportándolos al malecón de La Habana, al espacio exterior, al fondo del mar o a la cima de una montaña. Su iniciativa, llamada VR Genie, está concebida “para contrarrestar la soledad y el aislamiento social” que suelen padecer los ancianos cuando viven solos o en casas de salud donde hay pocas distracciones.

Edición Impresa