Arroyo, el académico

Justo Arroyo siempre ha sido un gran admirador de escritores y académicos istmeños como Rogelio Sinán, Ricardo Bermúdez, Tristán Solarte, Baltasar Isaza Calderón e Ismael García, estos últimos profesores de este novelista y cuentista nacional.

+info

El presente del idioma español

Desde hace un par de meses, la Academia Panameña de la Lengua le hizo el honor de considerarle para ocupar la Silla H, correspondiente a Ricardo J. Bermúdez.

La consideración dio paso al hecho. Hoy jueves, a las 7:00 p.m., la directora de este prestigioso colectivo, la docente y narradora Berna Pérez Ayala de Burrell, recibirá a Arroyo como académico numerario.

¿Se imaginó académico el responsable de libros premiados como Rostros como manchas y Semana sin viernes?

“Son los imponderables que todo escritor tiene en el fondo de la mente, pero que por las urgencias del diario escribir quedan aplazadas”, reflexiona este creador nacido en la provincia de Colón en 1936.

Es para este literato un honor ocupar el espacio del excelso bardo Ricardo J. Bermúdez, “a quien considero no solo una de nuestras más altas cifras poéticas, sino un narrador de primera línea. Además, por supuesto, de excepcional arquitecto”.

Justo Arroyo, a quien recibirá esta noche en la Academia de la Lengua la ensayista y profesora Margarita Vásquez, disertará el discurso titulado “Crisis y literatura”.

En su intervención, este diplomático y traductor abordará la opinión “de una corriente de escritores, en especial de Estados Unidos, que han declarado el fin de la literatura, basándose primordialmente en el auge de la tecnología”.

Edición Impresa