MEDIO AMBIENTE

Asediados por el plástico

Asediados por el plástico
Asediados por el plástico

La contaminación marina, el surgimiento de los microplásticos y la erosión costera son algunos de los problemas que afectan hoy en día –y desde hace algunos lustros– a los océanos del mundo.

Si bien los efectos que producen los desechos sobre el ecosistema marino están siendo devastadores, cada persona puede tomar acciones para reducir su impacto sobre el medio ambiente y lograr que la sostenibilidad de los océanos se convierta en una realidad.

Con el propósito de identificar estos problemas y buscar soluciones efectivas, el Comíté de los Océanos –que integran tanto oenegés ambientales como instituciones gubernamentales– desarrolló recientemente el XV Foro de los Océanos.

Este material se encuentra presente en la mayoría de los océanos del mundo al punto de que en diversos productos de la vida cotidiana se pueden encontrar microplásticos.



Un enemigo común

La gerente de incidencia política de la oenegé Marviva, Tania Arosemena, expuso que la adopción del plástico de un solo uso para las labores domésticas –a partir de los años 1940– nos ha llevado a la crisis que enfrentan los ecosistemas marinos hoy.

Entre los objetos más nocivos para los océanos están, por ejemplo, utensilios plásticos como las cucharas o tenedores. “Estos son utilizados comúnmente, ya que evitan el tener que lavar” los cubiertos que usualmente utilizamos en nuestras casas, expresó Arosemena, quien remarcó que el plástico “permanece con nosotros por 400 años”.

Una amenaza que enfrentan las especies que viven en lo profundo de los océanos son las redes de pesca abandonadas por los pescadores, conocidas como “redes fantasma”, en donde se quedan atrapadas y mueren lentamente.

Para tratar de aliviar una parte del problema, Panamá adoptó un instrumento legal que marcó el camino para la abolición de las bolsas plásticas de un solo uso: la Ley 1 de 2018.

Esta ley, que prohíbe el expendio de bolsas de polietileno, entró en vigencia el pasado 20 de julio en los supermercados, minisúper, farmacias y almacenes minoristas. Para enero de 2020 la medida berá alcanzar también a los almacenes y mayoristas.

Asediados por el plástico
Asediados por el plástico

Los microplásticos

El ejemplo más reciente del daño generado al medio ambiente por parte del ser humano es la aparición de los microplásticos; en los que se pueden localizar materiales como el polietileno, el polipropileno y el tralato de polietileno, que se utiliza en las botellas de agua o de refresco.

Los microplásticos están presentes en distintos productos de aseo personal, como los jabones o las pastas de dientes e, incluso, en los alimentos que llevamos al comedor de nuestro hogar, entre ellos, el pescado y las bolsas de té.

La existencia de los microplásticos en las bolsas de té fue develada recientemente en una investigación científica realizada por el Departamento de Ingeniería Química de la Universidad McGill de Montreal, Canadá.

“La mayoría de estos químicos pasan a los envases y después pasan a los alimentos”, explicó Arosemena.

Hasta la fecha, se desconocen los efectos nocivos de los microplásticos al ser humano. Sin embargo, estos pequeños desechos tienen la capacidad de alterar significativamente la cadena alimentaria del ecosistema marino.

Asediados por el plástico
Asediados por el plástico

Las soluciones

En cuánto a la erosión costera, que representa un gran desafío para el ser humano, también hay acciones incipientes en el país.

Abby Verdurmen, de la oenegé Wetlands International Panamá, forma parte de un grupo de investigadores que diseñó una serie de barreras naturales en el corregimiento de Garachiné, en la provincia de Darién.

Las barreras naturales, que pueden ser confeccionadas con materiales rígidos como la madera o el bambú, pueden ayudar a disminuir la vulnerabilidad de las zonas afectadas por el cambio climático que es el caso de la población de Garachiné.

Esta localidad de mil 870 habitantes viene sufriendo los efectos de la erosión costera desde hace aproximadamente 100 años, al punto de que se han tenido que desplazar en varias ocasiones. “Lugares como la iglesia o el cementerio del lugar progresivamente se veían sumergidos bajo el agua”, dijo Verdurmen.

Víctor Lara, del Biomuseo, manifestó que los acuarios tienen que ser lugares en los que no sólo se exhiban las especies características de los océanos, sino espacios en los que se fomente el cuidado a la naturaleza y la investigación en torno a la vida marina.

“Los acuarios no sólo tienen que ser vistos como lugares donde se albergan montones de agua y peces sino que se conviertan asimismo en herramientas para proteger a los océanos de la mano de diversos expertos en la materia”, remarcó Lara.

Edición Impresa