CAJA DE LETRAS

 

 

ALEXANDER BITTONC

FELIZ EN EL INFIERNO II

(Continuación de la semana pasada)

Diría que cuando eras feliz podrías haber llegado y te diría que el infierno es lo tuyo, pero no es cierto, cuando cambiaste de lugar hiciste lo que poca gente haría, aceptar que el cielo solo es una ilusión que la gente ve como propósito inmediato y no a largo plazo.

¿Cuántos en la tierra quieren ir al cielo?; pero, ¿cuántos de verdad aceptan que no se merecen el cielo?

Ese fue tu primer gran paso, después decidiste dejar todo sin saber que tu pérdida de dinero llegó a gente que de verdad la necesitaba o no sabes que tu madre después de tu desaparición en las drogas tomó tu dinero e hizo un lugar con tu nombre donde van las personas adictas a recibir ayuda, tu esposa se fue lejos, pero siempre cuenta tu historia y hace que más personas busquen el cielo o el infierno; entonces, mi querido amigo, eres parte del cielo o el infierno tú lo decides...

 

AUSTÍN HERNÁNDEZ

MIS DOS AMORES

Mientras el astro de la tarde con su resplandor visita ventanas, sus travesuras en un acorde de rizas son indicios desde el portal que hay un sacro razón para vivir.

Mientras la luz de la alborada entona y rehúsa alumbrar mi sendero y la tristeza se enfoque en mi vida ... Hay dos almas que dan sentido a mi existir,

ablandando mi corazón con sus sonrisas. Hacen que del lienzo de mi vida

broten y desborden diversos colores, que en la primera sonrisa del alba

y en el matiz de las nubes

se reflejen mi porvenir y mi esperanza.

Hacen que la fuente de mi inspiración emane de una simple gota de rocío

y que con el grito de la aurora florezcan nardos, claveles y jazmines abrazando con sus fragancias mi jardín. Mientras la luna tras la ventana observa las siluetas inmóviles de mis niños, mi ferviente amor en silencio grita demostrando lo interno de mi ser, que es mi inmaculado querer.

 

Edición Impresa