BIODIVERSIDAD

Fomentan cuidado del jaguar, ‘el guardián de los bosques’

Al menos 113 jaguares han sido abatidos en Panamá entre 2015 y lo que va de 2019, según registros de la Fundación Yaguará Panamá que presentó recientemente una nueva campaña para fomentar la conservación del mayor felino de la  selva americana.



El jaguar, el guardián de los bosques de Panamá es el  título de la campaña que resalta en un primer y breve video  la situación de los jaguares, mermados por la tala y la cacería como represalia por la pérdida de ganado y otros animales en comunidades contiguas a su hábitat. También se destaca su rol en el equilibrio del bosque.

Fomentan cuidado del jaguar,  ‘el guardián de los bosques’
Fomentan cuidado del jaguar, ‘el guardián de los bosques’

La campaña, difundida en redes sociales, intenta  “visibilizar al jaguar como el verdadero rey de nuestros bosques y dar a conocer la estrecha relación que existe entre el ser humano con esta maravillosa especie”, apunta el biólogo Ricardo Moreno, director de Yaguará Panamá e investigador asociado al Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales.



Tras 20 años dedicados al estudio del gran felino, Moreno es optimista: “El  jaguar sigue estando en peligro en Panamá, pero hemos logrado ver algunos cambios, la gente se ha sensibilizado un poco, eso es una realidad, hay más personas que contactan con las autoridades antes de  matar un jaguar, esto es muy bueno”.



Yaguará en mancuerna con el Ministerio de Ambiente y otros aliados, trabaja en  planes de manejo en 15 fincas ganaderas, se han atendido 128 casos de conflicto entre grandes felinos y seres humanos, además de los monitoreos de la especie con cámaras trampas en el Parque Nacional Darién y  talleres y charlas de sensibilización en todo el país.

Apoyo a la protección del jaguar en Panamá

La campaña ‘El jaguar, el guardián de los bosques de Panamá’ cuenta con el respaldo del Ministerio de Ambiente y del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) a través del Programa de Pequeñas Donaciones, con el financiamiento del Fondo para el Medio Ambiente Mundial.



Al estar en la  cúspide de la cadena alimenticia en la selva americana, explica Moreno, los jaguares regulan las poblaciones de especies presas (saínos,  venados, conejos pintados, etc.) que se alimentan  de semillas; esto crea un balance que, de romperse,   generaría un exceso de  presas que comerían todas las semillas del suelo y en unos 50 años o más  el bosque no se podrá regenerar. “Menos bosque es igual a menos oxígeno y  menos agua”.

Edición Impresa