RECICLAJE

Lanchas de migrantes son transformadas en bolsos

Sentado ante su máquina de coser en el taller de la pequeña empresa berlinesa mimycri, Khaldoun Alhussain desliza bajo la aguja un pedazo de plástico gris. Su mano experta acaricia el ribete de hilo amarillo que va tomando forma.

En Berlín, las lanchas neumáticas abandonadas por los migrantes a su llegada a las playas de las islas griegas, han encontrado una segunda vida, transformadas por refugiados en bolsos o bolsas de viaje que después son vendidos en internet.

Alhussain, sirio de 34 años, conoce bien este plástico robusto y resistente a la intemperie recuperado en Grecia. Hace cuatro años se metió en una precaria embarcación del mismo material para alcanzar la isla egea de Quíos.

La empresa mimycri adquiere la materia prima en la isla de Quíos y Lesbos, ambas testigos del drama ocurrido en 2015, cuando centenares de miles de refugiados llegaron a sus playas para alcanzar Europa.

Edición Impresa