Lucha contra roedores en China

Molestos por los numerosos roedores que corren a sus anchas por la vegetación, los habitantes de la provincia noroccidental china de Gansu han optado por métodos tradicionales de control de plagas: halcones, arcos y flechas.

Las autoridades agrícolas de la prefectura autónoma tibetana de Gannan han erigido altos palos de madera en los cercanos pastos para que los halcones se posen y tengan un buen panorama, ya que esas aves a menudo detectan y capturan a sus presas desde posiciones elevadas.

Los pastos se extienden por 2.16 millones de hectáreas en las estribaciones orientales del altiplano Qinghai-Tíbet.

Alrededor de un tercio se han visto afectados por roedores tales como ratas, marmotas y topos. “Un roedor puede excavar un hoyo de 100 centímetros de diámetro en 20 minutos”, dijo Yang Linping, un funcionario forestal del distrito de Maqu en Gannan.

Edición Impresa