TRADICIÓN

Monstruos de la mitología indígena desfilan por Masaya

Monstruos de la mitología indígena desfilan por Masaya
Monstruos de la mitología indígena desfilan por Masaya

Una hermosa mujer indígena que se transforma en monstruo para atemorizar a los hombres viciosos, “diablos” que asustan con sus enormes cuernos por las noches: personajes de espanto se apoderaron de la sureña ciudad nicaragüense de Masaya la noche del viernes durante la tradicional fiesta de Los Agüizotes.

“Los hacemos para rescatar las tradiciones de Masaya, para que las personas se diviertan y para vencer el miedo que a veces hace que no triunfemos en la vida”, explicó Yamileth Montenegro, quien interpretó a “La llorona” ataviada en un largo vestido negro y el rostro pintado como calavera.

La leyenda, que nació en México y se extendió por Centroamérica y otras partes del continente, cuenta la historia de una indígena que tras ser abandonada por un amante español enloquece de dolor, ahoga a los tres hijos fruto del romance y se convierte en un alma en pena que deambula por las calles.

Los Agüizotes, que según los nativos significa “espanto”, se celebra en honor al patrono de la ciudad, San Jerónimo, conocido como el “doctor de los pobres”, alrededor del cual Masaya se sumerge en una semana de fiestas.

Bulliciosos chicheros y bandas filarmónicas amenizaron el carnaval que arrancó en la iglesia María Magdalena del barrio indígena de Monimbó, famoso tanto por su histórica rebeldía durante la dictadura somocista y las más recientes protestas contra el presidente Daniel Ortega como por su pasión por las fiestas.

La tradición revive personajes de la mitología latinoamericana como “El padre sin cabeza”, que los expertos creen simula a un sacerdote que fue decapitado por sus enemigos o por sus pecados, y otras propias de Masaya como “La chancha bruja”, que roba animales silvestres en las casas.

Pero la leyenda indígena de “La Cegua”, de una hermosa mujer que persigue a los hombres infieles y borrachos, es la preferida de los masayas, afirmó una de las organizadores del evento, Marlen Gutiérrez.

El festival tiene lugar el último viernes de octubre, que este año cayó cinco días antes del más globalizado Halloween y también cerca de las fiesta del Día de Muertos.

Edición Impresa