REALIDAD VIRTUAL

‘Museo’ demuestra potencial de RV para abrir la mente

El Museo de Experiencias Futuras (MoFE), por sus siglas en inglés), que se inauguró la semana pasada en el barrio SoHo de Nueva York y se extenderá hasta finales de agosto, es el último “museo” para mileniales en aparecer, pero no es para tomar selfis frente a telones de fondo coloridos y compartirlos en redes sociales. En cambio, los visitantes usan unos dispositivos Oculus S de realidad virtual y se preparan para ser impresionados.

El museo es una creación de David Askaryan, de 32 años, a quien se le ocurrió la idea después de darse cuenta de que la realidad virtual no había despegado, no por la tecnología en sí, sino por un modelo de negocios que asumía erróneamente que las personas comprarían dispositivos de RV para uso personal.

“La mayoría de las empresas proveedoras de hardware originales confiaban en una infraestructura de consumo que no existe”, dice. “Casi nadie tiene dispositivos de RV en casa”. Las inversiones en software de RV para el consumidor cayeron 59% en 2018, a $173 millones, en comparación con $420 millones el año anterior, según SuperData, una compañía de investigación de mercado de juegos digitales y realidad virtual, propiedad de Nielsen Holdings.

La solución de Askaryan fue crear una experiencia museística usando RV en escenarios establecidos durante cortos periodos. Lo describe como “una experiencia curativa cerebral que mezcla el teatro inmersivo, la psicología y la realidad virtual para una exploración íntima de la conciencia individual y colectiva”. Está financiado por la prestigiosa aceleradora tecnológica Y Combinator. Los boletos, que se compran con anticipación, cuestan 50 dólares por hora.

Kent Bye, presentador del pódcast Voices of VR, ve potencial en un modelo que crea espacios donde los individuos pueden probar la RV, en lugar de comprar su propio dispositivo de $400. “Cada vez más personas quieren sumergirse en su entretenimiento”, dice. “Creo que vamos a comenzar a ver a más personas poner su cuerpo en estas experiencias”.

Especialmente los mileniales. Un estudio de Harris Group encontró que 72% de las personas de esta generación prefieren gastar dinero en experiencias que en cosas materiales. Jeremy Bailenson, director fundador del Laboratorio Virtual de Interacción Humana de la Universidad de Sanford y asesor de MoFE, dice que la RV puede ser una herramienta “para ayudar a las personas a reflexionar sobre sí mismas y su relación con los demás”.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL